Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas españolas están adoptando sistemas de Inteligencia Artificial y robótica

  • Gestión del dato

Inteligencia artificial_3

Según el informe CEO Outlook de 2018, los CEO españoles ven claramente qué pueden aportar a los procesos de negocio los sistemas de inteligencia artificial y robótica. No son soluciones que se hayan adoptado masivamente pero están en marcha numerosos pilotos que pueden llevar a una adopción mayoritaria.

Las empresas españolas están adoptando sistemas de Inteligencia Artificial y robótica en la mejora de sus procesos aunque no masivamente. De momento, se está llevando a cabo en forma de proyectos piloto y aplicaciones acotadas a un número específico y limitado de procesos. Ésta es una de las conclusiones que recoge el informe CEO Outlook de 2018 elaborado por KPMG. En la encuesta se ha tomado el pulso a 1.300 consejeros delegados de las principales compañías del mundo, incluidas 50 españolas.

Según este trabajo, un 2% de los CEO españoles consultados asegura haber implementado ya este tipo de tecnologías en algunos procesos; otro 52% lo está probando en forma de proyectos-piloto en un pequeño número de procesos y otro 46% ha iniciado una implementación limitada en algunos procesos.

Pese al uso incipiente de las tecnologías robóticas y cognitivas, tanto los participantes españoles como los que lo hicieron desde otras partes del mundo, son optimistas sobre el impacto que éstas pueden tener sobre el empleo. Frente a quienes temen una fuerte destrucción de puestos de trabajo por los robos, el 68% de los CEOs españoles (62% globales) creen que estas tecnologías crearán más empleo del que destruyan en un horizonte de tres años.

A la hora de señalar los principales beneficios que esperan de estos sistemas en los próximos tres años, los directivos españoles apuntan, en primer lugar, la mejora de la experiencia de cliente, seguido de una mejor gestión del riesgo y un mejor gobierno del dato.