Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las Telcos buscan nuevas áreas de negocio con la llegada del juego en la nube

  • Infraestructura

consola videojuego

La industria de los videojuegos está evolucionando con rapidez, introduciendo nuevos niveles de calidad y nuevos modelos, como las plataformas de juego por streaming de nueva generación. Esto generará nuevas oportunidades para las empresas de telecomunicaciones, que van a tener un papel cada vez más importante en el ecosistema gaming.

En un reciente informe elaborado por GlobalData, llamado “Decodificación del ecosistema eGaming y eSports para telecomunicaciones”, los expertos de esta firma analizan cómo las Telcos están cada vez más involucradas en el mercado de videojuegos, una industria que va a depender cada vez más de las infraestructuras de redes globales para llevar el contenido a sus clientes.

Por ello, las empresas de telecomunicaciones van a involucrarse más en el sector, apoyando los nuevos modelos de negocio como servicio que están preparando las grandes compañías del sector, como Google con Stadia, o Microsoft con su plataforma de juego. Esto va a dar lugar a una nueva generación de servicios de telecomunicaciones de alto rendimiento que apoyen la prestación de esta nueva generación de servicios.

En palabras de Sergej Gavrilov, de GlobalData, “Los juegos en la nube son beneficiosos tanto desde el punto de vista de los usuarios finales como de los desarrolladores, porque los usuarios finales ya no requieren hardware costoso para obtener experiencias de juego superiores. Por otro lado, para los desarrolladores, los juegos en la nube pueden llegar más allá del público objetivo actual de la consola y la PC y ampliar el mercado potencial”.

La introducción de este nuevo modelo de juego tendrá a su vez un impacto en el mercado de infraestructuras de red. Porque estos nuevos servicios de juegos por streaming, en los que no se requiere una videoconsola o un ordenador, exigen la máxima velocidad y la menor latencia en las comunicaciones. Y para lograrlo los proveedores de telecomunicaciones deberán actualizar sus infraestructuras de red, dando un salto en la capacidad de sus equipos para poder gestionar estos enormes flujos de datos sin que el resto de la red se vea afectada.

Esto tendrá un efecto similar al que las plataformas de contenido como Netflix tuvieron cuando se lanzaron, generando una oleada de actualizaciones en la industria que todavía sigue teniendo sus efectos. Porque la revolución del modelo de juego como servicio tendrá una envergadura similar a la de las plataformas de contenido online, ya que la base potencial de clientes de este modelo es de muchos millones.

Los expertos afirman que en 2018 el mercado de videojuegos alcanzó un valor de más de 130.000 millones de dólares, y se espera que rebase los 300.000 millones para 2025, con un crecimiento interanual (CAGR) del 13% en este período. Las Telcos quieren su parte de este gran negocio, para lo que se asociarán con los proveedores de plataformas de videojuegos en la nube. Y probablemente lo harán lanzando sus servicios a través de decodificadores, PC y dispositivos móviles, según las previsiones de GlobalData.

Y también podrían entrar en la monetización basada en la suscripción, lo que les permitirá aumentar aún más sus flujos de ingresos. Este tendrá una importancia capital en las cuentas generales de las Telcos, teniendo en cuenta las enormes inversiones que tendrán que hacer estas compañías en los próximos años para el despliegue de 5G, que requerirá una actualización de infraestructuras sin precedentes, y que costará justificar.