Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reino Unido quiere acelerar la expansión de las redes gigabit

  • Infraestructura

Internet Redes

El gobierno británico acaba de anunciar una inversión de 5.000 millones de libras para expandir las redes de banda ancha con capacidad gigabit a todo el país, especialmente a las zonas rurales. Con ello quieren adelantar el plan anterior de completar la cobertura para 2033 al año 2025. Pero la industria señala que para lograrlo serán necesarias inversiones mucho mayores, ya que estas están basadas en los objetivos anteriores.

Reino Unido cuenta con unas redes de datos que no están a la altura del avance que su sociedad está realizando en la transformación digital. Y, como ocurre en otros países de nuestro entorno, las zonas rurales son las que más sufren de una cobertura de red deficiente, y son las que más demandan una mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones. Para acabar con este problema la anterior administración del país lanzó un plan de inversión con el fin de lograr una cobertura completa de las redes de banda ancha con capacidad gigabit para el año 2033.

Ahora, el nuevo gobierno de Boris Johnson ha anunciado que quiere alcanzar este objetivo al año 2025, para lo que invertirá un capital de 5.000 millones de libras. Y su plan contempla no solo la banda ancha de fibra óptica convencional, sino otro tipo de redes, como 5G, siempre y cuando tengan capacidad gigabit. Con esta iniciativa el gobierno quiere dar un salto cualitativo en las infraestructuras de telecomunicaciones nacional, permitiendo que tanto los hogares como los negocios de todo el país cuenten con una conectividad a la altura de sus necesidades digitales.

Pero ciertos representantes de la industria han declarado que esta inversión es a todas luces insuficiente para cumplir con los objetivos del gobierno, ya que se basa en el ritmo de gasto previsto en el plan anterior, cuyo plazo era de 8 años más (2033). Esto a pesar de que la actual administración atacó a la anterior, diciendo que los objetivos de Theresa May eran “ridículamente poco ambiciosos”. Estos indicaban que serían necesarios entre 3.000 y 5.000 millones de libras para lograr una cobertura de redes gigabit del 100% en 2033. Y esto contemplaba solo la fibra óptica.

Pero la idea del gobierno actual es emplear también otras redes para ofrecer este nivel de servicio, y solo la implementación de 5G podría consumir gran parte de este presupuesto, ya que requerirá una gran inversión en nueva infraestructura de telecomunicaciones, creada específicamente para 5G. Aunque el gobierno intentará involucrar las inversiones privadas en sus planes, por ejemplo las que harán los propios ISP, pero una de las organizaciones que están mostrándose más escépticas con respecto a esta iniciativa es la Asociación de Proveedores de Servicios de Internet (ISPA), quien demanda al gobierno que proporcione más información sobre sus planes de inversión en infraestructuras de telecomunicaciones.