Crecimiento exponencial del mercado mundial de IoT

  • Infraestructura

Internet cosas IoT

En los últimos años han surgido numerosos casos de uso comerciales para el concepto de Internet de las Cosas, y se ha desarrollado un mercado emergente de tecnologías y servicios basados en IoT. Según los expertos, esta nueva industria va a crecer mucho en los próximos años, con posibilidades de alcanzar un valor superior a 1 trillón de dólares para el año 2024.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Por qué las plataformas de edge cloud complementan el enfoque multi-cloud Leer 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Las tecnologías basadas en Internet of Things están irrumpiendo con fuerza en muchos sectores, gracias a sus muchas posibilidades en áreas como la automatización inteligente, la seguridad física, la computación perimetral y muchas otras aplicaciones en las que intervienen dispositivos conectados o gran cantidad de equipos o personas trabajando con tecnología. Según los expertos de GlobalData, el mercado global de tecnologías y servicios IoT está creciendo rápidamente, y tiene muchas posibilidades de alcanzar un valor de unos 1,077 trillones de dólares para el año 2024.

Esto supone un crecimiento del 13% interanual (CAGR) desde los 622.000 millones de dólares registrados en 2020, y los 586.000 millones de 2019. Los expertos señalan que el año pasado el 76% de los ingresos provino del segmento de IoT empresarial, una cuota de mercado que descenderá ligeramente hasta el 73% para el año 2024, pero no porque desciendan las ventas, sino por los casos de uso emergentes del gran consumo, que incrementarán su participación en el mercado global.

Como explica Jasaswini Biswal, director asociado de proyectos de investigación temática en GlobalData, “la pandemia de COVID-19 en curso ha puesto de relieve el papel crucial que las tecnologías IoT han llegado a desempeñar en nuestras vidas. Varios casos de uso de IoT vieron una adopción creciente durante la pandemia, incluido el uso de cámaras térmicas conectadas para detectar posibles infecciones por COVID-19, y de sensores para monitorear los niveles de ocupación de las oficinas”.

Además, cree que está aumentando la demanda de tecnologías que contribuyen al retorno de la fuerza laboral a las oficinas, algo que cobrará más importancia en los próximos años. Porque, aunque muchas empresas mantendrán políticas de teletrabajo o de trabajo mixto, se seguirá trabajando en la oficina. Y afirma que “Las aplicaciones de IoT, como los dispositivos de rastreo de contactos y los dispositivos portátiles de monitorización de la salud, brindan datos críticos para ayudar a combatir la pandemia”, lo que contribuirá a incrementar su demanda a corto y medio plazo.

Un 48% de los encuestados por GlobalData para este estudio ha mostrado un sentimiento positivo hacia las tecnologías IoT, y un 45% cree que tendrán un papel fundamental en los negocios durante los próximos tres años, cuando se consolidarán las estrategias empresariales postpandemia. En opinión de Biswal, “la próxima fase de IoT tiene el potencial de transformar la forma en que vivimos y trabajamos. A medida que la penetración de IoT se extienda hasta el punto de ser omnipresente, surgirán modelos comerciales completamente nuevos. Las redes de IoT incluso harán negocios entre sí, proporcionando servicios resultantes de una colaboración autónoma o casi autónoma”.

Aunque todavía falta mucho desarrollo para lograr esto, ya que actualmente los sistemas IoT presentan tres problemas. El primero es que no existe una regulación de seguridad estructurada y cohesionada, lo que impide una adopción más amplia del concepto de IoT, tanto para consumidores como para empresas. La segunda es que no existe un estándar de comunicación IoT global, ya por ahora se utilizan diferentes sistemas que no son compatibles entre sí, o que obliga a decantarse por uno, o a implementar varios diferentes que no trabajan juntos sin ayuda o intermediación de otros sistemas. Y, en tercer lugar, Biswal dice que “junto con esta falta de estandarización, los ecosistemas de IoT actuales carecen de inteligencia en tiempo real, que se basa en gran medida en la computación perimetral y la inteligencia artificial de las cosas (AIoT)”. Por ello afirma que para lograr que IoT se generalice se deben abordar estos tres puntos clave.