Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La UE quiere contraatacar a EEUU con sanciones por monopolio a Broadcom

  • Negocios

Europa GDPR

Esta es la primera acción que planea la Unión Europea en respuesta a la actual política de Estados Unidos, con la que la administración Trump quiere dañar la economía de nuestra región. Para ello el organismo de control antimonopolio de la UE tratará de forzar a la americana Broadcom para que deje hacer valer su posición dominante para obligar a sus clientes a comprar chips en otros lugares.

El gobierno y ciertas empresas estadounidenses están actuando en contra de la economía europea, iniciando unas hostilidades comerciales que pretenden minar la capacidad de los países y organizaciones de nuestra región. Por ahora, el conflicto se encuentra en una fase inicial, casi incipiente, y no ha alcanzado las dimensiones de la guerra comercial entre EEUU y China, pero las tensiones ya han comenzado a incrementarse. Tras las primeras acciones de Estados Unidos con la imposición de nuevos aranceles y otras amenazas, la Unión Europea está empezando a desplegar su propia estrategia.

En el ámbito de la tecnología, se acaba de conocer que el organismo de control antimonopolio de la UE quiere sancionar a la empresa americana Broadcom, que domina diferentes mercados de tecnologías de red. Según las autoridades europeas, el gigante tecnológico estaría haciendo valer su posición dominante para obligar a los clientes a comprar chips en otras regiones, dañando así el sector tecnológico de la región.

Esto, según la comisionada de competencia de la UE, Margarethe Vestager, se llevará a acabo a través de unos poderes antimonopolio que apenas se habían utilizado hasta ahora, desde su promulgación en el año 1980. Mediante estas capacidades legales la Comisión Europea quiere actuar en contra de las supuestas prácticas de Broadcom, que en su opinión estaría abusando de la posición de fuerza en el mercado. Y, mientras se investiga a fondo este caso, Vestager planea aplicar medidas provisionales para proteger a la UE frente a posibles daños irreparables a la competencia en la región.

Según los expertos se espera que Broadcom se posicione en contra de esta medida, con el apoyo del gobierno de Estados Unidos, incluso apelando al Tribunal de Justicia Europeo. De momento, sus representantes ya han afirmado que el caso carece de fundamento, pero las investigaciones van a comenzar, y podrían durar años, como ya está sucediendo con otros casos que están en marcha contra Google y otros gigantes tecnológicos norteamericanos.