Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Retos de los marketplaces y las plataformas de economía colaborativa

  • Negocios

comercio electronico

Los consumidores prefieren cada vez más el comercio electrónico en sus diversas formas, lo que incluye los marketplaces y las nuevas plataformas de economía colaborativa, que están cambiando la forma de vender a través de Internet. Esto está generando una serie de retos para las organizaciones, y los expertos identifican cuatro desafíos principales a los que se enfrentarán este año.

El comercio digital se ha convertido en la forma favorita de los consumidores de adquirir todo tipo de bienes y servicios, debido a que proporciona a las personas más facilidad para comprar, al tiempo que más flexibilidad y otras ventajas adicionales. Ante el crecimiento que está experimentando esta tendencia, han surgido las plataformas conocidas como marketplaces, con ejemplos de gran éxito como Amazon, y otras formas de comercio electrónico como las plataformas de economía colaborativa.

Estas plataformas van a cobrar más importancia si cabe este año, pero se enfrentan a una serie de desafíos, vinculados entre otras cosas al cumplimiento normativo y a la necesidad de operar a nivel global. En este sentido, la empresa tecnológica española PaynoPain, dedicada a las tecnologías de pago online, ha elaborado un estudio en el que destaca cuatro de estos retos, aportando recomendaciones a las empresas implicadas en este mercado creciente.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Según sus estimaciones, se prevé que el volumen de negocio de la economía colaborativa supere los 300.000 millones de euros para el año 2025, creciendo más de diez veces desde 2015. Al mismo tiempo, los marketplaces han ido ganando peso en el comercio electrónico, y actualmente un 34% de las empresas venden también o exclusivamente a través de estos portales. Estas tendencias continuarán a lo largo de 2020, pero se enfrentarán a una serie de dificultades.

Según Jordi Netbot CEO y fundador de PaynoPain, “es clave que marketplaces, como Amazon, y empresas enmarcadas dentro de la denominada economía colaborativa, como BlaBlaCar o AirBnB, cuenten con una tecnología que no sólo cumpla con la normativa legal, sino que, además, sea escalable para crecer al mismo ritmo que la empresa y tenga capacidad para brindar servicio en distintas partes del mundo, en el caso de que se quiera internacionalizar las actividades”.

En general, las cuatro barreras a las que se enfrentarán los marketplaces y las plataformas de economía colaborativa son, primero, la entrada en vigor de nuevas normativas sobre el uso de datos y sobre los pagos. Por ejemplo, la PSD2, que invalida la exención de agente comercial para este tipo de negocios, que actúan como “meros intermediarios”. Entre las partes que efectúan las transacciones comerciales. Así, si alguna de estas compañías posee o controla fondos propios necesita una licencia aparte como entidad de pagos, lo que complica las cosas.

El segundo reto es la necesidad de estas empresas de automatizar la gestión de los movimientos de fondos, especialmente cuando la empresa va a crecer. Esto se complica a medida que aumenta la base de usuarios, ya que se necesitan considerar numerosos campos como las comisiones, los gastos de transporte o la identificación de los usuarios. El tercer desafío es la internacionalización del negocio, que incrementa las complicaciones en temas como el cumplimiento normativo y las formas de pago seguro en cada país o región donde operan estas plataformas.

El último se la necesidad de contar con una API que facilite el proceso de Know Your Customer (KYC), que consiste en la identificación y la validación de los usuarios que ofrecen servicios en la plataforma. Esto genera retos en materia de seguridad e identificación, sobre todo en las plataformas de economía colaborativa, donde el vendedor puede a su vez ser un comprador.