Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los fabricantes de PCB se ven presionados para reubicarse fuera de China

  • Negocios

placas_memorias_2

El conflicto comercial entre China y Estaos Unidos ha obligado a los fabricantes de ciertas tecnologías a trasladar sus fábricas fuera de China, y ahora le ha llegado el turno a la industria de placas de circuitos impresos. Tras un tiempo eludiendo la situación, ahora los fabricantes taiwaneses de PCB han comenzado a sentir la presión, y se espera que empiecen a mudar algunas de sus líneas de producción de vuelta a su país de origen.

Varias industrias tecnológicas que tradicionalmente han ubicado sus fábricas en China han iniciado el traslado de sus operaciones a otros países ajenos al conflicto comercial entre el gigante asiático y Estados Unidos. Esto se debe a la gran carga arancelaria que la administración Trump ha impuesto a gran parte de los productos tecnológicos manufacturados en china, como los ordenadores, dispositivos móviles, servidores y muchos componentes informáticos.

Hasta el momento, las placas de circuitos impresos (PCB) no se han visto afectadas por estas medidas de presión, por lo que los fabricantes de PCB se han mantenido al margen del problema que afecta a otros eslabones de la cadena de suministro tecnológico. Pero, ahora, los principales fabricantes están comenzando a sentirse presionados por la situación, y se están planteando seguir el ejemplo de sus homólogos en otras industrias relacionadas.

Los fabricantes líderes de la industria taiwanesa de PCB, que proveen a fabricantes de todo tipo de componentes electrónicos de primera línea, tienen razones de peso para mantener sus fábricas en China, como son un coste mucho menor de propiedad, salarios y las facilidades de integración de las operaciones de producción y ensamblaje, un factor clave para reducir el coste de producción.

Aunque estos factores están viéndose contrarrestados por la polarización del mercado global a causa del conflicto comercial entre las potencias orientales y occidentales, y ya se han visto los primeros avances hacia una repatriación de las fábricas taiwanesas. Pero, según afirman desde la Taiwan Printed Circuit Association (TPCA), trasladar las operaciones de fabricación de sus empresas no será fácil para los fabricantes de PCB, y por ello muchos están incrementando sus inversiones en China este año.

Además de los factores antes mencionados, la TPCA destaca una dificultad adicional del proceso de traslado, que proviene de que muchos de los equipos de producción involucran procesos húmedos, que son mucho más complicados de mover, por lo que obligarían a las empresas a renunciar a la mayor parte de las infraestructuras presentes en las fábricas actuales, incluidas las tuberías de productos químicos y los sistemas de tratamiento de aguas residuales, generando importantes costes adicionales.