La mitad de los puestos de trabajo españoles se automatizará en 10 años

  • Puesto de trabajo

oficina empleados

Según una investigación realizada por Randstad, en la próxima década el 52% de todos los puestos de trabajo que actualmente existen en España se habrán automatizado. Aunque en este tiempo se desarrollarán otros roles que deberán ser desempeñados por personas, lo que supondrá un gran cambio en el ecosistema laboral en un tiempo muy corto, que obligará a las personas y a las empresas a reinventarse.

Recomendados: 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

La competitividad es cada vez mayor entre las empresas de muchos sectores, y en España esta situación conducirá a una mayor automatización, como está ocurriendo en otras economías desarrolladas. Según una investigación realizada por Randstad, a lo largo de los próximos 10 años el 52% de los puestos de trabajo que existen actualmente en España podrían ser automatizados, ya sea de forma completa o parcial. Aunque esto no implica que se destruya todo el tejido laboral, sino que se va a producir una profunda transformación que dará lugar a nuevas profesiones y nuevos roles dentro de las empresas.

Según los expertos de Randstad, en este tiempo se crearán nuevos tipos de empleo, y los clasifican en tres categorías principales. La primera es la que llaman trabajo fronterizo, que engloba a los puestos de trabajo especializados en las nuevas áreas tecnológicas. La segunda es la de los trabajos “de última milla”, que son profesiones no susceptibles de ser automatizadas, y la tercera es el trabajo “de riqueza”, que son los trabajos que se generarán para lograr un aumento de productividad.

En su opinión, y basándose también en las estimaciones de la OCDE, la automatización y la digitalización van propiciar la creación de gran cantidad de oportunidades laborales en muchos puestos de trabajo. Esta organización prevé que el 65% de los niños que todavía están formándose trabajarán en empleos que todavía no se han creado. Asimismo, el Foro Económico Mundial prevé que para el año 2022 se crearán 133 millones de nuevos puestos de trabajo, fruto de una nueva división del trabajo entre personas, ordenadores y algoritmos.

Randstad cree que estos empleos estarán mejor pagados y serán menos repetitivos y mecánicos que los que vienen a sustituir, pero alerta de que hace falta desarrollar nuevas habilidades para poder acceder a ellos. Quizá lo más importante en este sentido es que las “soft skills” serán más importantes que nunca para desempeñar estas funciones, destacando habilidades como el pensamiento crítico, la creatividad y la inteligencia emocional. Aunque hay otras competencias que serán fundamentales para trabajar en un mundo cada vez más globalizado, como los idiomas y las habilidades digitales.

Otra de las tendencias que están ganando fuerza y que en el futuro será todavía más importante es el teletrabajo. Habida cuenta de que muchas labores que actualmente anclan a los empleados a las oficinas tradicionales van a poder realizarse de forma remota, muchos trabajadores van poder optar a modalidades laborales telemáticas, que proporcionarán numerosas ventajas en materia de conciliación y calidad de vida.

Los investigadores de Randstad creen que la expansión del teletrabajo proporcionará nuevas posibilidades para el desarrollo económico en el medio rural, ya que más personas podrán residir en estos entornos, sin la obligación de encontrarse siempre cerca de las oficinas centrales. Aunque para ello es fundamental contar con una conectividad de calidad en las zonas rurales, un objetivo que se han planteado seriamente tanto los operadores de telecomunicaciones como las administraciones públicas, con buenas perspectivas para la próxima década.