Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Riesgos de la expansión de tecnologías IoT carentes de seguridad

  • Seguridad

ciberseguridad IoT

El concepto de Internet of Things está expandiéndose a numerosos ámbitos, pero en este camino están surgiendo numerosos dispositivos y tecnologías conectadas que no cumplen con los mínimos en materia de ciberseguridad. Esto está preocupando cada vez más allá industria, ya que el desconocimiento de los usuarios de este importante aspecto pone trabas al desarrollo futuro del mercado IoT.

Las alarmas están saltando en el sector de IoT, ya que los dispositivos conectados están surgiendo por todas partes, y muchos de ellos no cuentan con protección cibernética, estando expuestos a ataques que podrían dar acceso a entornos donde se manejan datos confidenciales. Ya se han producido importantes ciberataques para los que se han empleado dispositivos IoT, entre los que se cuentan aparatos de ámbito doméstico, pero también de entornos de trabajo.

Esto es un problema que los fabricantes de dispositivos IoT deben abordar cuanto antes, ya que crear un ecosistema de dispositivos digitales inseguro genera importantes riesgos de seguridad cibernética tanto para las personas como para las empresas. Sobre todo porque las personas tienden a mezclar los ecosistemas digitales de su vida privada y su trabajo, compartiendo dispositivos y servicios digitales entre ambos.

Según muchos expertos, los ataques cibernéticos que involucran a dispositivos IoT están creciendo de forma alarmante, ya que los delincuentes están encontrando más vías de ataque con una superficie creciente, que proporcionan nuevas oportunidades para acceder a datos personales o empresariales. Si se tiene en cuenta la cantidad de dispositivos carentes de seguridad o con sistemas de protección ineficientes, se está creando un problema latente que seguirá generando riesgos de seguridad cibernética en el futuro.

Por ello, los expertos están cada vez más preocupados por los dispositivos que califican como “estúpidos”, en contraposición son los calificados como “inteligentes” (smartphones, smartwatches, etc.). Protegerse frente a estos aparatos, que son una bomba de relojería, requerirá estrategias muy restrictivas en las organizaciones, y no dejan de ser un problema a largo plazo, ya que los consumidores y las empresas que optan por aparatos supuestamente seguros, podrían seguir usándolos durante sin conocer estas vulnerabilidades.

Este problema es grave de cara al futuro y los expertos en seguridad trasladan la responsabilidad a la industria de fabricación de tecnología, que debería centrarse más en garantizar la seguridad de sus dispositivos conectados. En esto ayudaría fomentar los sellos de calidad y el cumplimiento con los más altos estándares de seguridad como factor diferenciador en el mercado. Y potenciar el conocimiento de la importancia de estos factores entre los clientes finales.