Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un nuevo sistema para protegerse frente a las intrusiones de drones

  • Seguridad

UPS drones

Una conocida firma experta en ciberseguridad acaba de lanzar una nueva tecnología que permite evitar de forma activa la intrusión de drones en espacios aéreos controlados. Esta permite interrumpir las comunicaciones entre el operador y el dron, haciendo que este descienda antes de entrar en zonas restringidas, sin ocasionar daños al aparato.

La expansión de las aeronaves tripuladas de forma remota, conocidas como drones, es imparable. Sus usos recreativos se han expandido a numerosas áreas profesionales, desde la captura de imágenes a las inspecciones técnicas de infraestructuras industriales, la construcción o la agricultura. Esto está llenando cada vez más los cielos de máquinas que se emplean con diversos propósitos, sin que se pueda hacer un control efectivo sobre las intrusiones en espacios aéreos controlados o zonas donde simplemente está prohibido entrar.

Esto está poniendo enormes dificultades al control efectivo del espacio aéreo y a la seguridad en infraestructuras críticas, empresas y zonas donde está prohibido el vuelo. Aunque la mayoría de las veces estas “entradas ilegales” no se realizan para cometer actos delictivos de ningún tipo, sí generan riesgos de seguridad de diferente naturaleza, incluidos los riesgos cibernéticos.

Ante esto, la empresa Kaspersky acaba de lanzar la tecnología Kaspersky Antidrone, un sistema capaz de detectar los drones en vuelo y hacerlo salir de zonas prohibidas, aterrizando sin que se produzcan accidentes ni desperfectos en las instalaciones o en la propia aeronave.

Esta tecnología incluye un sofisticado sistema que combina sensores de imagen, sonido, radar y láser para detectar los vehículos que están en vuelo en la zona. En caso de localizar un dron que se acerque al espacio restringido establecido, transmite la posición del objeto a un sistema basado en una red neuronal, capaz de verifica que se trata de un dron (y no de un pájaro), emplea un módulo que genera interferencias entre el control y el vehículo.

Así, el dron se ve incomunicado y, como establece su programación interna (en la mayoría de los casos), inicia el descenso controlado para posarse en el suelo sin que se produzcan accidentes ni daños. Según ha explicado Vladimir Turov, responsable del proyecto Kaspersky Antidrone, “Muchos miembros del equipo de Kaspersky Antidrone, entre los que me incluyo, hemos sido pilotos de drones durante mucho tiempo. Desafortunadamente, como piloto de drones, muchas veces no sabes qué lugares están prohibidos, así que es muy frustrante cuando tu aeronave es aplastada de manera inesperada o atacada físicamente por severas medidas de protección”.

Añadió que “Por ello, durante el desarrollo de nuestro producto tuvimos en cuenta tanto los intereses de los aficionados a los drones, como los requisitos y preocupaciones sobre seguridad. Esto nos ayudó a desarrollar una manera segura de que los drones no entren en áreas prohibidas sin dañarlos”.