Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La fabricación inteligente avanza para ayudar en la recuperación económica

  • Transformación Digital

Industria

Para muchos expertos la tecnología va tener un papel fundamental en la recuperación económica de las empresas y los gobiernos, ayudando a mejorar la eficiencia en todo tipo de procesos. Y una de las tendencias que contribuirá de forma decisiva a este proceso será la fabricación inteligente, que impulsará el desarrollo y el mercado de muchas tecnologías emergentes, ayudando a estimular la economía.

Según los analistas de TrendForce, una de las claves para la supervivencia empresarial después de la pandemia es la integración de la fabricación inteligente. Este concepto abarca numerosas tecnologías de nueva generación, cuyo mercado experimentará un fuerte estímulo a consecuencia de este avance tecnológico. Aunque el ámbito natural del concepto de fabricación inteligente es la industria manufacturera, este avance ayudará a acelerar el desarrollo de tecnologías de realidad aumentada (AR), visión por ordenador y sistemas de teleoperación, entre otros.

Esto servirá para que las empresas puedan garantizar el distanciamiento social, por ejemplo, a través de la adopción de máquinas de transporte no tripuladas, como robots móviles autónomos (AMR) y vehículos guiados automatizados (AGV). En conjunto, los expertos pronostican que el mercado global de fabricación inteligente logrará alcanzar unos ingresos de 400.000 millones de dólares para el año 2024, creciendo a una tasa interanual compuesta (CAGR) del 10,1% desde 2020.

Como explica el analista de TrendForce PK Tseng, las empresas pioneras en el campo de la industria 4.0 está dando un ejemplo importante al resto de la industria, que será seguido en el futuro. A medida que han madurado las tecnologías de automatización y fabricación inteligente, se ha logrado un retorno de inversión (ROI) más rápido, que está permitiendo implementar soluciones más avanzadas, que integran IoT y big data a través de robots colaborativos y gemelos digitales a través de lo que denominan la integración ciberfísica.

Comentan que desde la integración en 2011 del concepto de industria 4.0, estas tecnologías han sido ampliamente integradas por varias grandes empresas, que han ido madurando hasta hoy, con ejemplos de gran éxito. Las organizaciones que han seguido este camino ahora lo tienen más fácil para implementar las medidas de prevención contra la enfermedad, y también para abordar los retos que vendrán de cara a la recuperación económica.

De cara a 2021, los expertos de TrendForce señalan que la recuperación de la industria manufacturera dependerá de que se cuente con una cadena de suministro más estable y flexible. Y, además de los casos de uso que ya existen en el ámbito de la teleoperación y de los equipos contactless, las empresas necesitan integrar más tecnologías basadas en el concepto de la industria 4.0. Por ejemplo, nuevos sensores y dispositivos IoT, que pueden usarse para crear un gemelo digital, o blockchain e impresión 3D, que pueden ofrecer más flexibilidad operativa. Aunque los casos de uso seguirán aumentando en el futuro, lo que permitirá fortalecer la resiliencia de la industria manufacturera y de los sectores económicos que dependen de ella.