Europa necesita trabajar para recuperar su independencia digital

  • Transformación Digital

generica tecnologia negocio

Las empresas norteamericanas acaparan la mayor parte del mercado de tecnologías y servicios digitales a nivel mundial, y las firmas europeas se han quedado en un segundo plano, incluso en su propio mercado regional. Europa está tratando de recuperar su independencia digital, y para lograrlo los expertos apuntan a las plataformas industriales B2B, donde se encuentra una de las mayores fortalezas del sector tecnológico de la región.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI?Leer 

El futuro de la economía y la sociedad está ligado a lo digital, pero en las últimas décadas la industria tecnológica de muchos países ha ido perdiendo fuerza en favor de las empresas norteamericanas. Actualmente, estas acaparan la mayor parte de los mercados de hardware, software, aplicaciones y servicios tecnológicos de todo tipo. Como explica en un reciente artículo Thomas Hudson, vicepresidente y analista principal de Forrester, actualmente Europa ha perdido la batalla por el consumidor digital, que recurre para casi todas sus necesidades digitales a los proveedores estadounidenses.

Ante esta realidad, recuperar la independencia digital europea se presenta como un reto casi imposible, pero Hudson opina que hay caminos que se pueden seguir para ir avanzando hacia este objetivo en el futuro. En su opinión, es necesario centrarse en un campo en el que las empresas de la región pueden destacar, que es en las plataformas industriales B2B, un sector que los expertos consideran como la clave para el futuro digital de Europa.

En Forrester creen que es importante aprovechar la inestabilidad que se ha creado en torno al conflicto comercial entre Estados Unidos y China, algo que puede ser aprovechado por las empresas europeas para capturar nuevas oportunidades de mercado. Y Hudson afirma que ahora es el momento de ponerse al día en varias cosas fundamentales, como por ejemplo en la investigación y desarrollo de plataformas industriales B2B, un campo donde empresas como Bosch, Dassault Systèmes, SAP o Siemens están destacando.

Por otro lado, recomienda asociarse con las empresas globales para impulsar la innovación, pero enfocarse en tecnologías emergentes como blockchain, contenedores, automatización robótica de procesos, y campos como la optrónica, las matemáticas aplicadas y otras industrias donde Europa puede convertirse en líder, mientras en otros países se encuentran en etapas de desarrollo más tempranas.

Asimismo, los expertos recomiendan invertir en el desarrollo de talento digital europeo, ya que, dada la gran carencia de profesionales cualificados en muchas materias tecnológicas clave, hay mucho margen para destacar. Pero no basta con desarrollar este talento, sino que hay que retenerlo dentro de las empresas europeas, para que no acabe en compañías extranjeras que ofrezcan mejores condiciones.

También opinan que es importante canalizar la financiación y la inversión de capital riesgo para apoyar a las empresas tecnológicas europeas, aprovechando el impulso que están teniendo algunos países nórdicos y del Este, que están lanzándose a mercados emergentes donde todavía queda mucho margen para el crecimiento, aunque con importantes riesgos iniciales.

Y, finalmente, Hudson hace hincapié en la necesidad de aprovechar los valores comunes a toda la Unión Europea, buscando una mayor unión ante la gran fragmentación de Europa. Señala que, ante el excesivo control de la población en China, y los excesos del capitalismo agresivo de Estados Unidos, Europa puede presentar una industria tecnológica más equilibrada, sostenible, ética y respetuosa con los derechos de los ciudadanos y las empresas, lo que podría sentar las bases de una Europa más soberana a nivel tecnológico.