La madurez digital de España destaca en el ámbito europeo

  • Transformación Digital

Seguridad, Datos, Inteligencia

Según el último índice de madurez digital elaborado por Capgemini, España se sitúa en la segunda posición de Europa en la adopción del concepto de Open Data, con un porcentaje del 94%, frente a la media del 76%. Esto refleja el compromiso general del país con la publicación de los datos de forma abierta, para que puedan ser usados por las personas y las organizaciones, algo que los expertos consideran un indicados claro de la madurez digital.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

En el “Informe de Madurez de Datos Abiertos 2020”, encargado por la Comisión europea a la firma de investigación Capgemini, los expertos revelan que el promedio de adopción del concepto de Open Data en Europa es del 76%, una cifra que ha aumentado en diez puntos porcentuales desde 2019. Este progreso resulta alentador para los expertos, teniendo en cuenta la grave crisis que se ha producido este año a nivel global, y en este contexto España ha destacado especialmente.

De hecho, este año ha obtenido un índice del 94%, y solo Dinamarca ha logrado superar la cifra, con un 96%, y Francia ha compartido la segunda posición con otro 94%. Esto da una muestra del gran compromiso de España con la publicación de datos abiertos para que los ciudadanos y las organizaciones puedan acceder a ellos y reutilizarlos. En opinión de Gianfranco Cecconi, director de Capgemini Invent, “después de muchos años dedicados al desarrollo de datos abiertos en Europa, observamos con gran satisfacción cómo los Estados miembros alcanzan tales niveles, incluyendo respuestas oportunas a la emergencia de la COVID-19”.

Aunque añade que todavía queda mucho trabajo por hacer, y los países más atrasados en esta tendencia deben esforzarse más y tomar ejemplo de los países más maduros. En su informe explican que España es uno de los primeros países de la región en lo que se refiere al impacto que tiene el uso de los datos públicos en los ámbitos económico, social, político y medioambiental, donde se encuentra al mismo nivel que el líder de la clasificación. Y en calidad de los datos se sitúa en segundo lugar, junto con Irlanda.

En palabras de Laura van Knippenberg, consultora de Capgemini Invent y autora de este estudio, “el claro pico en el rendimiento del desarrollo de los datos abiertos pone de relieve los esfuerzos de los países europeos hacia enfoques más centrados en los ciudadanos, en sus prácticas de datos abiertos”. Y se muestra convencida de que “al interactuar con las comunidades de reutilizadores de datos abiertos, Europa desarrollará una mejor comprensión del gran impacto que se puede lograr”.

Y afirma que a medida que se avanza en este camino, los países deberían enfocarse en la calidad e interoperabilidad de los datos, en vez de en la cantidad de información que publican de forma abierta. Porque estos factores son fundamentales para extraer valor de la información, tanto por parte de las personas como por las organizaciones, públicas y privadas, que los pueden emplear para alimentar sistemas basados en tecnologías como la inteligencia artificial y otras que se basan en el trabajo con datos.

Finalmente, Capgemini destaca que el mercado de datos abiertos tiene potencial para alcanzar un valor de unos 334.200 millones de euros para el año 2025, solo dentro del ámbito de la Unión Europea. Y estiman que, como mínimo, podría alcanzar la cota de los 200.000 millones. Y los expertos afirman que estos datos abiertos no solo servirán para crear servicios o reducir costes, sino también ayudar a proteger el medio ambiente, a salvar vidas y transferir conocimientos, así como a estimular el mercado laboral, donde se podrían crear entre 1,12 y 1,97 millones de nuevos puestos directos o indirectos.