La realidad virtual permite mejorar las operaciones oftalmológicas

  • Transformación Digital

cebit realidad virtual

Una de las aplicaciones con más potencial para la tecnología de realidad virtual es la formación, sobre todo en materias complejas como son los diferentes campos de la medicina. Entre ellos está la oftalmología, donde una empresa del sector acaba de realizar dos talleres para entrenar a los profesionales en las cirugías más especializadas, que actualmente solo dominan unos pocos expertos.

Recomendados: 

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

La salud en la era post-digital Leer

¿Cuál será el futuro de la asistencia sanitaria? Leer 

La multinacional especializada en la industria farmacéutica y biotecnológica Novartis ha realizado dos talleres, en Madrid y Barcelona, con el fin de formar a sus oftalmólogos en ciertas técnicas de cirugía altamente especializadas. En ellos, se valdrán de la realidad virtual para realizar simulaciones de procedimientos específicos relacionados con las terapias génicas oculares, lo que permitirá dotar de nuevas capacidades a los asistentes, que podrán realizar estas intervenciones con más seguridad y precisión.

En sendos talleres ha participado un experto internacional del Oxford Eye Hospital, que ha guiado a los profesionales en el uso de la realidad virtual para reproducir los procedimientos empleados en algunas cirugías oculares altamente especializadas. Esta plataforma de realidad virtual ha permitido reproducir con gran fidelidad las herramientas y los movimientos que realizan los expertos en este tipo de operaciones, así como el entorno de la operación.

Como explica el Dr. Félix Armadá, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital La Paz, “cuando el proceso quirúrgico es un proceso complejo hay que asegurarse muy bien que el cirujano lo realiza de forma correcta”. Y aquí es donde entra en juego la realidad virtual, que permite entrenar a los profesionales en unas condiciones bastante más realistas que con las técnicas tradicionales. Y esto es muy importante para aprender a tratar enfermedades raras, ya que la escasez de casos dificulta el entrenamiento

Además, como explica Carmen Navarro, directora médica de Oftalmología de Novartis, “muchas de estas patologías no cuentan con tratamientos que reviertan o reduzcan sus efectos. Por eso, es necesario investigar en nuevas formas de abordar estas enfermedades para mejorar la calidad de vida de los pacientes”. Ejemplo de este tipo de enfermedades son las distrofias hereditarias de retina, dolencias de origen genético que conducen a la degeneración de la retina, causando la pérdida de visión. Esas enfermedades se manifiestan sobre todo en niños y jóvenes, y en el futuro los expertos esperan poder combatirlas con terapias génicas.

En opinión del doctor Luis Arias, jefe de sección de retina del Hospital Universitario de Bellvitge, y profesor agregado de la Universidad de Barcelona, “en estos pacientes, con campo visual muy reducido, la terapia génica representa pasar de no ver a ver. Estas terapias aumentan su visión central y periférica para poder realizar una vida relativamente normal”. Y, para Navarro, “el entrenamiento con realidad virtual permite simular las características anatómicas del ojo humano y, por lo tanto, aproximar la experiencia del cirujano al entorno de vida real”.