Las empresas seguirán invirtiendo en los entornos empresariales ampliados

  • Transformación Digital

IDC espacio trabajo

En los próximos dos años las empresas se esforzarán por afianzar los nuevos entornos de trabajo remoto, que se han expandido rápidamente desde el inicio de la pandemia. Las estimaciones de IDC son que para el año 2022 las organizaciones habrán incrementado en 1.000 millones de dólares el gasto en el entorno empresarial ampliado, evolucionando la forma de interactuar con sus clientes, socios y empleados.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Las empresas están cambiando radicalmente la forma de trabajar a medida que la transformación digital va desarrollándose dentro y fuera de la organización, y los expertos anticipan que el ritmo de cambio va a acelerarse en los próximos años. En parte se debe a la pandemia, que ha forzado la expansión del teletrabajo, ha acelerado la migración a la nube y ha impulsado una transformación en la cultura empresarial. Pero estos cambios operativos forman parte de un proceso que lleva tiempo gestándose, como explican los expertos de IDC en sus discusiones sobre el concepto de Future of Work (FoW).

En palabras de Deepan Pathy, Research Manager de Futuro de la práctica laboral en IDC Asia Pacífico, “todos los aspectos de Future of Work están experimentando un cambio dramático, incluidas las estrategias de transformación digital (DX), el enfoque de gestión del talento, el rediseño del espacio de trabajo y la naturaleza misma de cómo, cuándo y dónde se está realizando el trabajo”.

Explica que la pandemia ha actuado como catalizador para que las organizaciones reconsideren sus decisiones estratégicas, financieras y tecnológicas, lo que les ha permitido transformar su forma de trabajar para resistir la crisis y estar mejor preparadas para el futuro. Aunque cree que este cambio requerirá esfuerzos continuos para adaptarse a los avances tecnológicos, las nuevas necesidades de los empleados y clientes y otros aspectos relacionados con los entornos de trabajo.

Por su parte, Simon Piff, vicepresidente de investigación en IDC Asia Pacífico, para los proveedores y compradores de tecnología es fundamental que las organizaciones pasen a un “modelo de trabajo híbrido consciente que proporcione a los empleados el mismo acceso seguro a las aplicaciones, independientemente de dónde estén trabajando”. En su opinión, hasta ahora muchas estrategias han sido de supervivencia, pero ahora las empresas deben prestar más atención a cómo administrar los nuevos entornos empresariales ampliados para prepararse ante la nueva realidad empresarial.

Las predicciones de IDC son que para el año 2022 el 35% de las tareas repetitivas en las grandes empresas estarán automatizadas o serán realizadas por humanos en colaboración con “compañeros de trabajo digitales”, que pueden ser robots, asistentes digitales o aplicaciones impulsadas por inteligencia artificial. Y, para entonces, las compañías más grandes del mundo habrán incrementado el gasto en los entornos empresariales ampliados en otros 1.000 millones de dólares, incorporando los nuevos escenarios de trabajo remoto. Y adoptarán tecnologías dotadas de capacidades de visualización y manipulación de datos de última generación, impulsando la productividad colaborativa para reforzar los entornos de trabajo híbridos.