Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cuatro tendencias que definirán la empresa B2C de la próxima década

  • Vídeos

El consumidor actual ya no necesita sacrificar precio, conveniencia y experiencia emocional. Se trata de un nuevo cliente que obliga a la empresa B2C a una evolución marcada por cuatro claves, según el último estudio de Forrester.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

El arte de la inteligencia artificial centrada en el cliente Leer 

Según Forrester, los consumidores ya no necesitan sacrificar precio, conveniencia y experiencia emocional al tomar decisiones de compra. Esperan que los nuevos productos, servicios y modelos de entrega se adapten a todos estos atributos a la vez, lo que obligará a las empresas a entrar en su fase de innovación más frenética. Algo que afectará de manera notable al futuro de las compras B2C.

La consultora explora cuatro tendencias que definirán cómo las empresas B2C evolucionarán para satisfacer las demandas de los consumidores durante la próxima década:

Los mercados perderán cuota de mercado frente a las marcas. Si bien empresas como Amazon han ganado una enorme influencia en los últimos 10 años, las marcas serán las verdaderas vencedoras en la próxima década. Como Nike, que ha retirado sus productos de los mercados, pues comprenden que deben tener el control total de sus propios productos para crear experiencias que creen clientes leales. En 2019, el 50% de los adultos estadounidenses eran indiferentes a los mercados en línea; sin embargo, esto se redujo al 44% en 2020, probablemente debido a bloqueos que impiden las compras en la tienda.

La experiencia, no el marketing, impulsará la demanda. El viaje tradicional del comprador debe reinventarse, ya que hoy quiere comprar o probar productos antes de comprometerse por completo, enfatizando el uso, la pregunta y la participación del modelo de compra. Spotify es un ejemplo de una marca que utiliza unos precios y una distribución innovadores.

Los valores, específicamente la privacidad, influirán en las decisiones de compra. Si bien el cambio climático y la igualdad racial y de género son los valores más populares hoy en día, la privacidad es, finalmente, lo más importante para los consumidores a la hora de comprar. De hecho, el valor corporativo más popular entre los adultos norteamericanos que usan el comercio en línea es el compromiso con la confidencialidad de la información y la privacidad de los datos. Las empresas que no hagan de la privacidad, la seguridad y la ética de los datos un principio fundamental se enfrentarán a la ira de los consumidores y los reguladores.

Los modelos comerciales tradicionales se extinguirán. Las startups y las empresas de tecnología ágiles están obligando, incluso a los negocios más establecidos, a repensar sus estrategias. Y es que, para sobrevivir, las compañías deberán evolucionar a través de fuentes de ingresos alternativas, asociaciones ampliadas y nuevos canales.