Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La distribución de vídeo por Internet se mueve cada vez más hacia la nube

  • Negocios

cloud nube camino

Los últimos informes señalan que se va a producir un crecimiento importante del sector de la distribución de vídeo online en los próximos cinco años, cuando aumentará el número de plataformas y suscriptores en todo el mundo. Esto llevará a las empresas del sector a migrar sus cargas de trabajo a la nube, mejorando sus servicios a la vez que contienen el gasto en tecnología.

Según indica el último estudio de ABI Research, el mercado de soluciones de vídeo empresarial continuará creciendo hasta alcanzar los 49.000 millones de euros en 2023. Para alcanzar este objetivo la consultora prevé una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 4,8% entre 2017 y 2023, pero puntualiza que el mayor impulso se vivirá en el subsector del vídeo en la nube, con un crecimiento del 11,7% (CAGR) en ese período. Y las principales cifras provendrán de las plataformas de difusión de vídeo bajo demanda, aunque también se verán incrementados otros segmentos relacionados con servicios de vídeo para empresas.

En este sector se está viviendo una importante evolución tecnológica, marcada por las nuevas resoluciones de ultra alta definición y los nuevos estándares de codificación de imagen. Estos cambios suponen una importante inversión para las empresas del sector del entretenimiento, que están encontrando en la nube su mejor aliado para expandir sus servicios de streaming y mejorar la calidad de imagen sin tener que realizar enormes gastos en tecnología.

Según explicó Michael Inouye, analista de ABI Research: “Los servicios de video y los operadores están moviendo cada vez más los flujos de trabajo y las operaciones a la nube. Al hacerlo, las compañías pueden escalar las operaciones hacia arriba y hacia abajo para satisfacer la demanda y ayudan a reducir el gasto de capital, especialmente entre aquellas compañías que no cuentan con una amplia historia en el espacio OTT. Estos cambios también reflejan la necesidad de que las plataformas y servicios de video sean más flexibles, para satisfacer las necesidades de una amplia gama de clientes y, en última instancia, de los espectadores finales”.

En el estudio se contemplan específicamente las tecnologías y los sectores actuales dedicados a la transmisión de vídeo por Internet, pero los expertos identifican otros mercados potenciales que probablemente surgirán en este período, como nuevos servicios ligados a las empresas, el hogar digital o la publicidad inteligente, entre otros. A este respecto, Michael Inouye también dijo que: “La industria del video es un espacio interesante, con aspectos del mercado que experimentan transiciones significativas, y una diversidad regional que ve pérdidas de suscriptores en los Estados Unidos, pero un crecimiento continuo en otros lugares, como Asia-Pacífico. En el futuro, se espera que la IA y la publicidad avanzada ayuden a lograr algunos de los objetivos establecidos anteriormente en torno a la proposición de valor y la eficiencia. Además, otras tecnologías y servicios, como los de la casa inteligente, crearán nuevas oportunidades para que los operadores se comprometan con los clientes, lo que redefinirá aún más lo que significa ver la televisión”.