Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estafas BEC: comprometiendo el correo electrónico de tu empresa

  • Vídeos

BEC es una vulneración del email empresarial donde un ciberdelincuente suplanta a un directivo. Estos ataques suelen ir dirigidos a las nóminas de la compañía.

Recomendados: 

La persistencia del ransomware Webinar 

Stormshield Endpoint Security Leer 

Protección del lugar de trabajo interrumpido por la pandemia Leer

Las vulneraciones de correo electrónico empresarial (BEC) y de cuentas de correo electrónico (EAC) están afectando a empresas de todos los tamaños y sectores sin excepción, provocando unas pérdidas económicas superiores a las de cualquier otro cibercrimen. Según datos del FBI, estas amenazas han costado a las organizaciones unos 26.200 millones de dólares entre junio de 2016 y junio de 2019. Sólo el año pasado, las estafas BEC concentraron más de la mitad de los daños financieros a empresas por delitos en ciberseguridad: unos 1.770 millones de dólares en total, con un promedio de unos 74.723 dólares por cada incidente. Son ataques que eluden eficazmente las defensas tradicionales del correo electrónico, ya que no utilizan métodos basados en malware como es lo habitual. De aquí a 2023, Gartner apunta que estas amenazas se duplicarán cada año hasta superar los 5.000 millones de dólares.
  
Pagos a empleados
Sin duda, uno de los ataques BEC más lucrativos tiene que ver con los pagos de nóminas en empresas. La compañía Proofpoint calcula que, durante la primera mitad de 2020, han sido detectadas 35.000 estafas de este tipo, lo que ha supuesto que unos 2,2 millones de dólares diarios no acabasen en manos de los ciberdelincuentes.

En estas amenazas se intenta redirigir los pagos de una empresa de las cuentas bancarias de destino legítimas a otras bajo el control de los criminales. Estos ataques no tienen por qué tener en el punto de mira a empleados VIP de la organización, por lo que, para protegerse mejor contra este tipo de estafas, es fundamental que las soluciones de seguridad de la compañía sean capaces de detectar cualquier correo electrónico fraudulento. Si quieren tener éxito, los autores de estas amenazas deben saber también identificar correctamente a la persona de recursos humanos o de otro departamento de la empresa encargada de las nóminas para dirigirse a ella y conseguir que haga los cambios oportunos en los datos sobre el depósito de este dinero.

Como no puede ser de otra manera, dada la vinculación de estas estafas con el mundo laboral, los lunes y los martes, así como la segunda y última semana del mes, son los momentos elegidos por los ciberdelincuentes para perpetrar estos ataques BEC. Proofpoint apunta además que estos suelen emplear como cebo asuntos del tipo “ingreso directo” en sus mensajes de correo electrónico.  
 
De la transferencia bancaria a la compra de tarjetas regalo
Los ciberdelincuentes llevan a cabo también otras tácticas que pueden pasar inadvertidas para las víctimas. Tal es el caso de los fraudes en los que se insta al usuario a enviar dinero mediante tarjetas regalo de alguna tienda conocida, en lugar de realizar una transferencia bancaria. Es una táctica muy rápida y fácil para los atacantes, en las que el empleado no tiene que seguir instrucciones complicadas y, al no conocerse tanto este método relacionado con el cibercrimen, es más probable que el usuario confíe en lo que se le dice y, de ahí, que finalmente el ataque surta efecto.

La petición suele partir supuestamente del CEO u otro directivo de la compañía a la que pertenece la víctima. El hecho de tratarse de personas con autoridad, junto con el carácter de urgencia que se manifiesta en los mensajes, hace que el usuario termine accediendo y desvelando los detalles de la compra al estafador. En Proofpoint señalan que desde marzo de 2020 los ciberdelincuentes han suplantado la identidad de más de 7.000 directivos. Por encima del 50% de los clientes corporativos ha tenido algún caso de este tipo en lo que va de año. Teniendo en cuenta estos datos, se calcula que en los últimos 90 días un CEO puede haber sido objeto de suplantación unas 102 veces de media.

“Los ataques BEC/EAC se han convertido rápidamente en una de las ciberamenazas más costosas para las organizaciones, de ahí que no resulte nada extraño su creciente uso entre los atacantes”, apunta Adenike Cosgrove, estratega de ciberseguridad para los mercados internacionales de Proofpoint. “A la hora de emplear estas tácticas, los ciberdelincuentes invierten mucho tiempo y esfuerzo para dirigirse exactamente a la persona adecuada en el momento adecuado, llegando a ser además muy convincentes. Pese a que se tenga la sensación de que los atacantes van a explorar todas las vías posibles, lo más importante en cualquier estafa BEC/EAC es que las organizaciones y sus empleados estén convenientemente preparados para reconocer estos correos y combatirlos”.