Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Cómo será el mercado de aerotaxis?

  • Actualidad

aeropuertos

El pasado lunes se publicó una propuesta de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) sobre la futura regulación de los taxis aéreos, en respuesta a varias solicitudes recibidas en este organismo. Se trata de recabar opiniones sobre cómo debería ser el marco legal al que estaría sujeto el tráfico y la explotación de las aeronaves de tipo VTOL de pequeño tamaño, destinadas a servicios de transporte.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha lanzado una consulta pública para recoger opiniones sobre una posible normativa que regularía los futuros servicios de transporte aéreo. La propuesta, denominada de “condición especial para aeronaves VTOL (vehículos de despegue y aterrizaje vertical) de categoría pequeña”, se publicó el lunes pasado para responder a una serie de solicitudes de certificación de este tipo de vehículos, diferentes de los aviones de rotor convencional o de ala fija. Esto se traduciría en una nueva normativa para los futuros taxis voladores, entendidos como vehículos aéreos VTOL con hasta cinco asientos que funcionen con “unidades de elevación/empuje distribuidas”. Desde hace años, diferentes ingenieros y empresas tecnológicas y de automoción han presentado prototipos de este tipo de aeronaves, pero la mayoría estaban lejos de convertirse en un producto fiable y con posibilidades de futuro. Pero últimamente ciertas compañías de talla mundial, como Airbus, están trabajando en diseños pensados para funcionar como vehículos personales o taxis.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Tras haber recibido diversas solicitudes de certificación para este tipo de transportes, la EASA está pensando seriamente otorgar licencias para comenzar la experimentación y el desarrollo de estas tecnologías. Aunque en el documento publicado se alerta de que este tipo de máquinas “puede no ser capaz de realizar una autorrotación o un planeo controlado en caso de pérdida de elevación o empuje”. En general, este tipo de limitaciones impide que se certifiquen otros tipos de aeronaves, ya que, si no se cumplen los requisitos básicos de navegación, maniobrabilidad o seguridad, se desestima la solicitud de certificación para la circulación o el transporte de pasajeros. Este movimiento de la EASA indica que se podría estar rebajando el nivel de exigencia para este tipo de vehículos, más pequeños que los aviones y que muchas avionetas convencionales, asumiendo un nivel de riesgo superior al de otras regulaciones del tráfico aéreo.

A este respecto, la organización ha comentado que: “Una vez que la Agencia haya adquirido más experiencia con este tipo de producto, la Agencia [EASA] se esforzará por transponer la condición especial en una especificación de certificación dedicada a estos productos”. Pero afirma que los diseñadores de estas aeronaves deben solucionar los problemas de sustentación y maniobrabilidad que podrían poner en riesgo la integridad física de los pasajeros. Y destaca el problema que tienen los actuales vehículos VTOL en caso de pérdida o mal funcionamiento de un motor, que dificulta la posibilidad de efectuar un descenso controlado.

Según informan desde la EASA, para formular un borrador de la posible regulación han tomado como base la especificación CS-23 que se emplea actualmente para los aviones normales, utilitarios, acrobáticos y de cercanías, con algunas modificaciones para adaptarla a los taxis aéreos. Pero se trata de una propuesta inicial muy básica, que pretende animar a los expertos y al público en general a realizar aportaciones que enriquezcan el futuro marco regulatorio para la prestación de este tipo de servicios en el futuro.