Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El segmento empresarial contribuye a la recuperación del mercado global de PC

  • Actualidad

mini PC HP pavilion

Tras un tiempo de declive, el mercado global de PC está registrando las primeras señales de recuperación, que podrían marcar una nueva etapa de crecimiento. Gran parte de este cambio se debe a las inversiones empresariales motivadas por la actualización a Windows 10, pero también están influyendo otros factores que podrían contribuir a alargar esta mejoría.

En los últimos dos trimestres el mercado mundial de ordenadores personales ha experimentado un declive constante, que ha afectado al mar comportamiento de ventas de distintos componentes, como memoria de trabajo y almacenamiento, entre otros. Esto se ha debido a diferentes factores como la escasez de CPU de Intel, que ha lastrado la fabricación de diferentes gamas de equipos informáticos, tanto portátiles como de sobremesa. 
Pero durante el segundo trimestre de este año se ha detectado un aumento importante de la demanda, que ha permitido dar la vuelta a la situación y, según las cifras facilitadas por la consultora Gartner, las ventas de PC crecieron un 1,5% interanual hasta los 63 millones de unidades (62 millones en el segundo trimestre de 2018). Este impulso muestra que el mercado de PCs, tanto sobremesa como portátiles aún tiene mucha vida por delante, ya que estos equipos continúan siendo la base de la informática de consumo y, sobre todo, en las empresas. 

Mientras que los consumidores llevan años migrando a plataformas notebook, cada vez más potentes, portátiles y asequibles, las empresas y administraciones públicas combinan una inversión creciente en equipos móviles con una sólida base de PCs de sobremesa para sus oficinas, que en muchos casos llevaban demasiado tiempo sin actualizar. Afortunadamente, esta situación ha comenzado a cambiar, impulsando las ventas de nuevos ordenadores.

La actualización a Windows 10 impulsa las ventas globales

Según indican los analistas de Gartner, el principal factor que ha permitido recuperar el crecimiento del mercado de PCs ha sido el aumento de las inversiones de las empresas en nuevos equipos para actualizarse a Windows 10, un cambio que se estaba retrasando demasiado. Como señaló Mikako Kitagawa, analista principal de Gartner, “El crecimiento de los envíos de PC a nivel mundial se debió a la demanda de la actualización de Windows 10 en el mercado comercial en el segundo trimestre de 2019. El crecimiento de las computadoras de escritorio fue sólido, lo que compensó una disminución en los envíos de PC móviles”.

Teniendo en cuenta la gran base de clientes empresariales de PC que mantenían plataformas antiguas, ya era hora de que comenzase una actualización masiva al sistema Windows 10, que lleva bastantes años en el mercado y que hace tiempo que se consolidó como un sistema sólido en materia de seguridad, rendimiento y aprovechamiento de recursos. Pero las empresas y las administraciones públicas han estirado la vida útil de sus antiguos equipos, hasta un punto en que el cambio de sistema ya requería una actualización de ordenadores, que ha comenzado a generalizarse. 
El efecto de esta transición ha comenzado a notarse en el segundo trimestre del año, pero los expertos creen que continuará reforzando el mercado durante un tiempo. Porque las empresas están apostando por las nuevas tecnologías y la movilidad en el trabajo, políticas que requieren nuevos equipos capaces de desempeñar su función con un buen rendimiento y una mayor seguridad.

Comienza el fin de la escasez de CPUs

Otro importante factor que está influyendo en la mejoría del mercado de PC es que la escasez de CPU que se ha vivido en los últimos tiempos muestra signos de remitir. Sobre todo porque Intel está respondiendo a la creciente competencia que están generando las nuevas plataformas de AMD, más económicas y que ya han mostrado su fortaleza en segmentos como el de los juegos o las Workstation, pero que se están expandiendo a las gamas medias y bajas. 

Ante esto, Intel ya tiene en su hoja de ruta un posible incremento del suministro de sus nuevas plataformas de novena generación, y ya se está viendo un crecimiento y una mayor diversidad de las ofertas en el mercado, tanto de portátiles como de sobremesa. Según comentó Kitagawa en su informe “hay indicios de que la escasez de CPU de Intel está disminuyendo, lo que ha sido un impacto continuo en el mercado durante los últimos 18 meses”. Señaló que “La escasez afectó principalmente a los pequeños y medianos proveedores, ya que los grandes se aprovecharon y siguieron creciendo, lo que le quitó participación de mercado a los pequeños proveedores que lucharon por asegurar las CPU”.

Pero esta situación podría revertirse si Intel realmente apuesta por incrementar su producción de Chips, y si AMD continúa aprovechando la oportunidad para incrementar su cuota de mercado. Esto es algo que se verá a lo largo de la segunda mitad de 2019, pero los analistas prevén que el mercado continuará creciendo durante varios trimestres, aunque puedan producirse algunas reducciones por tendencias estacionales.

La inestabilidad económica pone barreras al crecimiento

Si hay un factor que está lastrando toda la economía tecnológica global es la tensa situación comercial entre Estados Unidos y China, los dos grandes extremos de la cadena de suministro global. El aumento de aranceles de EEUU a los productos tecnológicos fabricados en China lleva más de un año generando inquietud entre proveedores y clientes, que se resisten a incrementar sus inversiones. 

A esto se suman otros focos de inestabilidad como el proceso del Brexit, que están contribuyendo a generar timidez en un mercado que debería estar cobrando impulso por la creciente transformación digital que se está produciendo en las principales regiones del globo, y que requiere una mayor inversión en tecnologías de todo tipo, incluidos los ordenadores convencionales.

Estos factores parecen haber tenido menos efecto en el mercado de PC durante el segundo trimestre, pero los expertos de Gartner alertan sobre los posibles efectos de una nueva ronda de aranceles. Concretamente, Kitagawa dijo que “La mayoría de las computadoras portátiles y tabletas se fabrican actualmente en China y las ventas de estos dispositivos en los Estados Unidos podrían enfrentarse a aumentos de precios significativos si se imponen las tarifas punitivas y los proveedores no toman medidas rápidas para responder”.

Los grandes fabricantes acaparan las ventas

Una de las consecuencias de la escasez de CPU que se ha vivido en los últimos tiempos ha sido que los principales fabricantes han logrado asegurar la compra de procesadores, acaparando más porción del mercado y desbancando más a los fabricantes más modestos. Esto ha continuado durante el segundo trimestre de 2019, cuando Lenovo, HP y Dell han logrado capturar el 64,1% del mercado global, un aumento significativo desde el 60,7% registrado en el mismo trimestre de 2018.

Y los expertos no descartan que esta tendencia pueda continuar, rebajando la participación de los pequeños jugadores del mercado global de ordenadores personales. Y esta categoría incluye los equipos de sobremesa, los portátiles y los formatos ultraligeros, como los PC convertibles o las plataformas Microsoft Surface. 

Los analistas de Gartner destacan especialmente el rápido crecimiento de Lenovo durante el segundo trimestre, en términos interanuales, que le ha permitido situar sus ganancias por encima del tradicional líder, HP. Esta firma ha logrado mejorar sustancialmente sus envíos en casi todas las regiones clave del globo, salvo en América Latina, donde el mercado general ha descendido.

Por su parte, HP también ha experimentado un crecimiento interanual en este período, impulsado principalmente por la demanda de PCs de sobremesa para empresas, que han logrado compensar el descenso de ventas de los equipos portátiles. Cabe destacar que HP también ha logrado incrementar mucho los envíos de Chromebooks, que quedan fuera de los cálculos de Gartner, algo que le habría permitido mantenerse en la primera posición de este ranking.

En cuanto a Dell, ha experimentado el sexto trimestre consecutivo de crecimiento en el mercado de PC, mostrándose de nuevo como la empresa más sólida del mercado de PC, aunque de momento sigue ocupando el tercer lugar en la clasificación, a cierta distancia de HP. Aunque si continúa este camino, enfocando bien las inversiones de la compañía, poco a poco irá recortando distancia con respecto a los dos líderes.

Crecimiento casi generalizado

El análisis de Gartner señala que la mejoría del mercado de PC abarca muchas de las principales regiones, aunque hay diferencias destacables. Por ejemplo, en Estados Unidos los envíos alcanzaron 14 millones de unidades durante el segundo trimestre de 2019, lo que supone un descenso interanual del 0,4%. Aquí, HP se ha posicionado claramente como el líder del mercado, incrementando su cuota hasta el 29,8%, por encima de Dell (28,4%).

Mientras tanto, en EMEA se ha registrado un crecimiento general del 1,7% con respecto al mismo trimestre de 2018, principalmente por la sólida demanda de las empresas y las administraciones públicas, que están apostando fuerte por la actualización a nuevos equipos más modernos y equipados con Windows 10. Aunque la demanda de los consumidores finales se mantiene baja, ya que los usuarios no están viendo la suficiente mejora tecnológica más allá de los segmentos de alto rendimiento y gaming. 

En la región de Asia Pacífico las ventas han bajado un 1% interanual, mostrando el tercer mes consecutivo de descenso. Los analistas atribuyen esto a la débil demanda de China, que está conteniendo el gasto a la luz de la mala relación comercial con Estados Unidos. Al ser el principal de más peso en este mercado en la región, su reticencia a gastar más tiene una gran influencia en los datos regionales, pero otros países como Australia y Nueva Zelanda han registrado un considerable incremento de las ventas, al igual que Japón.

Por último, América Latina es la región donde las ventas han sido más flojas, descendiendo un 3,9% con respecto al segundo trimestre de 2018, que también supone unas cifras inferiores a las de los dos trimestres anteriores. Las causas parecen ser la incertidumbre económica y política en la región, y la escasez de CPU, que ha afectado más a este mercado, donde los proveedores asignan menos porcentaje de sus nuevos productos para dar prioridad a otras regiones más importantes.