Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La IA necesita de la intervención humana

  • Gestión del dato

Inteligencia artificial Robot.jpg

Gartner afirma que la combinación de las habilidades humanas y la capacidad de automatización de la IA serán claves para alcanzar todo el potencial de inteligencia de datos en las organizaciones. Para lograrlo las empresas deben invertir en formar a sus empleados en materias relacionadas con la inteligencia artificial, lo que les permitirá sacar el máximo partido a esta tecnología.

Durante el reciente Simposio Gartner/ITxpo 2018 se ha analizado en profundidad el estado actual de la inteligencia artificial en las organizaciones, abordando los retos a los que se enfrentarán los CIOs para adoptar esta tecnología con el mayor éxito posible. Teniendo en cuenta que muchas empresas actuales no perciben todavía los beneficios que la IA puede proporcionar a sus negocios, los analistas de Gartner han aportado cierta luz para guiar a las empresas en el camino hacia la inteligencia artificial.

La clave principal para los expertos está en combinar las habilidades y la visión de los humanos con las capacidades de la inteligencia artificial, para lo que es vital que los profesionales sepan cómo trabajar con la IA. Según dijo Svetlana Sicular, Vicepresidenta de Investigación de Gartner: “La combinación de IA con un ser humano crea un nuevo modelo de toma de decisiones en el que la inteligencia artificial ofrece nuevos hechos y opciones, pero la cabeza sigue siendo humana, al igual que el corazón”. Y recomendó a las organizaciones que permitan “que las personas identifiquen las respuestas más adecuadas entre las diferentes que ofrece la IA, y usen el tiempo recuperado por la IA para crear cosas nuevas”.

Según una encuesta de Gartner realizada a principios de año, la inteligencia artificial remodelará la fuerza laboral de las empresas, pero no generará un impacto negativo en todos los trabajadores. En cifras, el 77% de los empleados espera que se eliminen puestos de trabajo en sus empresas al introducir la IA. Pero sólo un 16% de los trabajadores cuyas organizaciones han implantado IA han visto una reducción de los puestos de trabajo. Y el 26% dijeron que, lejos de eso, se habían incrementado los empleos como resultado de la implantación de tecnologías de IA.

Gartner señala especialmente que una de las mayores ventajas para los trabajadores será que dejarán de dedicarse a tareas rutinarias y repetitivas, que pasarán a manos de la IA, y podrán dedicar su tiempo a labores más creativas y productivas para sus empresas. Según dijo Sicular: “El humano es el elemento más fuerte en la IA. Los recién nacidos necesitan un humano adulto para sobrevivir. La inteligencia artificial no es diferente. El componente más fuerte de la IA es el toque humano. La IA sirve a los propósitos humanos y está desarrollada por personas”. Por su parte, Helen Poitevin, Directora Senior de Investigación de Gartner, dijo que: “El futuro no reside en una batalla entre personas y máquinas, sino en una síntesis de sus capacidades, de humanos y AI trabajando juntos”. Más adelante dijo que: “para el año 2020, las tecnologías de inteligencia artificial estarán presentes en casi todos los nuevos productos y servicios de software. Los robots bien diseñados y los asistentes virtuales serán acogidos y vistos como una ayuda para que los empleados se centren en su mejor trabajo, al liberarlos de una montaña de trabajo mundano”.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Pero para que esta visión se haga realidad es vital que las empresas formen a sus empleados en las particularidades del trabajo con la inteligencia artificial, capacitándolos para las futuras necesidades en su organización. A este respecto, Sicular dijo que: “Estamos entrando en una era de aprendizaje continuo. La gente tendrá que aprender a vivir con máquinas habilitadas para la IA. Cuando las máquinas eliminan las tareas de rutina, las personas tendrán tiempo para realizar más tareas nuevas, por lo que tendrán que aprender constantemente”. Y añadió que: “Se trata de confianza y compromiso. La gente necesita confiar en las máquinas. Esta es la condición fundamental para la adopción y el éxito de la inteligencia artificial”.

Esto creará un entorno de aprendizaje continuo y bidireccional, en el que las máquinas aprenderán de las personas, y viceversa, mejorando todos los procesos. Pero para ello es preciso que los “maestros” humanos sean capaces de enseñar adecuadamente a las máquinas, a través de una correcta interacción y de sistemas de aprendizaje automático bien diseñados, que permitan a la IA evolucionar en la dirección correcta. Por ello, Sicular afirmó que: “Estas tecnologías aprenden de los maestros, por lo que es esencial elegir bien a sus maestros. Si bien algunos pueden pensar que la IA es difícil para las personas, también podemos preguntarnos: ¿son las personas fáciles para la IA?”.

Poitevin añadió que “Como CIO, moldeará el futuro del trabajo por cómo invierte en tecnología y personas. Hoy en día, la mayoría de los CIOs se encuentran en medio de una proliferación de robots (físicos y asistentes virtuales de software). La adopción de bots en el lugar de trabajo está aumentando a medida que los empleados se sienten cada vez más cómodos trabajando con máquinas, y cada vez los apoyan más”.