Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La nube impulsa el mercado de la computación de alto rendimiento

  • Infraestructura

Supercomputador_MareNostrum_4

Los grandes centros de supercomputación se enfrentan a nuevos retos con la gran avalancha de datos que se genera cada día en todo el mundo. Al igual que ocurre con los servicios de infraestructura y software, esto está conduciendo al mercado de la computación de alto rendimiento por una senda estrechamente vinculada a la nube, en una tendencia que continuará creciendo durante los próximos años.

A medida que avanza la digitalización en todos los ámbitos de la sociedad, las instituciones públicas y los negocios, se hace necesario contar con plataformas de computación más potentes y ágiles en las tareas de analítica y procesamiento de información en tiempo real. Estos requerimientos en constante crecimiento están haciendo evolucionar con rapidez el mercado de la computación de alto rendimiento (HPC), que en los últimos años se ha vuelto más dinámico y en el futuro podría crecer con mucha más velocidad.

Así opinan expertos como Addison Snell, analista de la firma de investigación Intersect360, que durante la presentación del Centro de Supercomputación de Barcelona (MareNostrum 4) comentó hacia dónde se encamina ese sector. Las cifras dejan claro que cada vez se invierte más en superordenadores, ya que desde los 34.800 millones de dólares generados en 2016 se ha pasado a 35.400 millones en 2017. Y cabe esperar que los números de 2018 muestren un incremento superior.

Esto se debe fundamentalmente al crecimiento de las tecnologías de la nube, que han experimentado una subida del 44% hasta generar 1.100 millones de dólares entre esos dos años. Por su parte, el almacenamiento ha crecido un 3% y los servidores para HPC han aumentado un 7%. Mientras tanto, otros sectores como el de redes, software y servicios asociados a la supercomputación han decrecido.

El buen progreso general de este mercado se debe a que la computación de alto rendimiento se utiliza en cada vez más entornos, ya que es la mejor base tecnológica para soportar aplicaciones que exigen un uso intensivo de los datos y del cálculo avanzado, como la inteligencia artificial, el machine learning y la analítica avanzada. Y las soluciones basadas en estas tecnologías se están extendiendo a nuevas industrias con rapidez.

En este sentido, Snell señaló que las infraestructuras HPC han pasado de utilizarse mayormente en la investigación médica, el transporte y la información meteorológica a florecer en otras áreas más comerciales, como son el diseño e innovación de productos en numerosas industrias. Y comentó que, considerando la utilización de la supercomputación en mercados verticales, el campo más destacado es el comercial (56,6%), seguido por el gubernamental (25,7%) y el entorno académico (17,7%).

Sobre el devenir del mercado HPC, sus previsiones de cara a los próximos años son que se incrementará el presupuesto dedicado a estas tecnologías sobre todo en el sector gubernamental. Y puntualizó que la analítica, los servicios en la nube, y especialmente la inteligencia artificial y el machine learning, serán los principales impulsores de la computación de alto rendimiento en el futuro cercano.