Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La obsolescencia de Windows 7 impulsa el mercado de PC en EMEA

  • Infraestructura

Windows 10

En el segundo trimestre de 2019 el mercado de PC ha experimentado un ligero crecimiento en EMEA, tras un tiempo de caída generalizada en todo el mundo. Esto se ha debido a que las empresas han iniciado la renovación de equipos ante la próxima finalización del soporte para Windows 7, que acabará a principios de 2020.

Desde hace tiempo el mercado de ordenadores personales, tanto en los segmentos de consumo como en las Workstation profesionales, ha ido descendiendo, afectando a varios mercados tecnológicos que están vinculados a la venta de ordenadores, como el de la memoria y el almacenamiento. Pero en el segundo trimestre de este año, según los datos facilitados por IDC, el mercado de PC en EMEA ha aumentado un 1,1% interanual, alcanzando 16,4 millones de unidades.

En este tiempo, el impulsor de las ventas ha sido el segmento comercial, que ha aumentado un 11,4% interanual. Y, mientras que los ordenadores portátiles han incrementado las ventas un 7,3%, el segmento de equipos de sobremesa profesionales ha sido el que más ha contribuido a la mejoría de las cifras generales, con un crecimiento del 17,2% año a año. Mientras tanto, el mercado de consumo ha descendido un notorio 11,3% interanual, debido a que la falta de innovaciones no está estimulando a los compradores, y a que los ciclos de vida de estos productos son largos.

En Europa Occidental las ventas de PC tradicionales han crecido un 6,6% en términos generales, especialmente gracias al aumento de ventas de los equipos profesionales (16,1% interanual), mientras que los ordenadores de consumo han bajado un 8,4% con respecto al mismo período de 2018. Esta tendencia de crecimiento en el segmento comercial está motivada por la finalización del ciclo de vida de Windows 7, que acabará a principios de 2020, lo que está llevando a las empresas a actualizar sus equipos a plataformas basadas en Windows 10 entes de que se acabe el plazo que ha puesto Microsoft para la cancelación del soporte al sistema anterior.

Según afirmó Daniel Goncalves, analista de investigación de ordenadores personales para Europa Occidental en IDC, “Esto muestra que las actualizaciones del sistema operativo son siempre el pico de la demanda de renovación de dispositivos estacionarios, especialmente en el sector público, donde la transición tiende a ser más lenta y sujeta a mayores restricciones”. Añadió que “Los envíos de computadoras de escritorio en este trimestre también fueron en parte respaldados por los atrasos derivados de la escasez de CPU en los trimestres anteriores, que restringieron el suministro de configuraciones de Coffee Lake i5 en particular”.

Por otro lado, en el resto de la región (CEMA) las débiles ventas de PC de consumo han impulsado el mercado a la baja más de lo previsto, marcando una disminución general del 7,9% interanual. Esto es peor que las previsiones anteriores, que indicaban un descenso del 4,3% con respecto al segundo trimestre de 2018, suponiendo el segundo trimestre de descenso continuado. La bajada del segmento de consumo ha sido del 16,4%, mientras que aquí el segmento comercial también ha descendido un 1,3%.

Estas cifras han sido las causantes de que la recuperación del mercado de PC haya sido mínima en toda EMEA, y los expertos indican que la contracción del mercado profesional se debe en gran parte a que no se han formalizado los contratos previstos por las administraciones para las áreas de educación. Aunque señalan que el gasto de las empresas en la actualización a Windows 10 impulsará las ventas de PC comercial en EMEA en lo que queda de año.

En palabras de Nikolina Jurisic, gerente de producto de IDC para CEMA, “La subregión del este continúa siendo inhibida por la debilidad de la demanda en el espacio de consumo, con la mayor caída de Rusia, con un 27,5% interanual. La subregión de la CEE central se comportó mejor de lo esperado en ambos segmentos, especialmente en el sector comercial, con un crecimiento interanual del 9,5%”.

Y puntualizó que “A pesar de haber publicado un resultado negativo general de 4.2% año a año, MEA (Medio Oriente y África) está mostrando mejoras lentamente, después de tres trimestres consecutivos de fuertes caídas de dos dígitos. El mercado de PC se vio amortiguado por la demanda en el segmento comercial, con 2.5% interanual, con algunas grandes ofertas desplegadas en unos pocos países de la región. Por otro lado, el segmento de consumidores sigue inhibido por problemas económicos y monedas débiles, y registró una disminución de 11.7% año a año”.