Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tendencias en el mercado de infraestructura digital para 2020

  • Infraestructura

Infraestructura empresarial

El mercado de infraestructuras TI se está viendo afectado por una serie de tendencias tecnológicas que están guiando las decisiones de compra de las empresas. La ciberseguridad, la IA, las leyes de datos, las nubes híbridas y la sostenibilidad están influyendo mucho en las estrategias de gasto tecnológico para la transformación digital, y durante 2020 seguirán impulsando cambios en la industria.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Las organizaciones están viviendo una época de grandes cambios en materia de infraestructuras debido a la introducción de nuevas tecnologías que están redefiniendo el propio concepto de la TI empresarial. Un buen ejemplo de ello es la irrupción, hace algunos años, de la nube, un entorno que ha revolucionado completamente el modelo tradicional de almacenamiento, computación, despliegue y entrega de servicios y aplicaciones digitales. Otros ejemplos son la inteligencia artificial, Internet de las cosas, el endurecimiento de la legislación de protección de datos o la ciberseguridad. Todos estos factores están impulsando una serie de cambios en lo tocante al centro de datos empresarial, y se espera que este año tengan un papel aún más importante en el mercado de infraestructuras TI.

Los expertos coinciden en que el panorama de la infraestructura está en plena transformación hacia nuevos modelos de TI y una mayor diversificación. Las principales tendencias tecnológicas del mundo empresarial están impulsando novedosos conceptos de TI que ya no contemplan el centro de datos o la nube como silos separados, sino como parte de un ecosistema digital más amplio.

A medida que avanza el proceso de digitalización en las organizaciones, van surgiendo nuevas necesidades y tecnologías que requieren soluciones diferentes a las que proporciona la TI tradicional. Aquí entra en juego la nube, la inteligencia artificial, la computación perimetral o los dispositivos Internet of Things. A esto se suman otros factores que generan cada vez más preocupación entre las empresas, como la seguridad informática y las regulaciones en materia de protección de datos y privacidad, que impulsan nuevas formas de usar la tecnología y la información.

Los expertos en la industria han analizado las tendencias actuales del mercado para determinar cuáles son las más determinantes de cara a este año. Un ejemplo son los especialistas de la empresa Equinix, una firma destacada de la industria de interconexión y de los centros de datos, con una importante presencia en las principales ubicaciones de España. Sus analistas han elaborado una lista con las cinco tendencias principales que afectarán a la industria de infraestructura a partir de 2020.

TI distribuida y computación perimetral para impulsar los nuevos modelos multicloud
Tras el furor inicial de la nube, que se presentó como un soporte imprescindible para que las empresas pudieran llevar a cabo la transformación digital, la situación ha cambiado. Por un lado, el gran crecimiento de los datos ha generado unos gastos de infraestructura en la nube mucho mayores de lo previsto. Por otro, se ha demostrado que la mejor estrategia para salvaguardar la integridad de los datos es tenerlos en diferentes ubicaciones, tanto en local como en multicloud.

Al mismo tiempo, muchas industrias están adoptando la computación perimetral para contar con una infraestructura más distribuida y con capacidad para procesar la información más cerca de su origen. Esto también les permite desplegar aplicaciones más eficaces en la transmisión de información y la entrega de servicios al cliente final. Además, la computación Edge se está convirtiendo en la base de muchas tecnologías emergentes y una parte fundamental de la arquitectura tecnológica de las empresas, que combinan la TI local con despliegues en el borde y múltiples nubes.

Ejemplos de ello son los negocios en los que está irrumpiendo el concepto de Internet of Things, por ejemplo, en la industria de la salud, la fabricación, el comercio minorista o la logística, a las que se sumará la de telecomunicaciones con la llegada de 5G. En suma, los expertos consideran que este año la computación perimetral demostrará su gran potencial como habilitador de las nuevas arquitecturas TI híbridas y de múltiples nubes. Y esperan que en 2020 el mercado note este avance con una mayor venta de equipos para estos entornos.

Esto, a su vez, afectará directamente a la industria de la interconexión, ya que las organizaciones requerirán una red empresarial más amplia, distribuida y eficiente, que sea capaz de sostener el crecimiento en los flujos de información y con unas condiciones de ancho de banda y latencia mejores que las actuales. En este sentido, los expertos afirman que los servicios de interconexión privada entre empresas y proveedores de servicios de TI aumentarán un 112% entre 2018 y 2022.

La Inteligencia artificial e IoT demandan más potencia en las redes y en el borde
Si hay una tecnología con potencial para transformar todo lo que toca es la inteligencia artificial, y las organizaciones están decididas a aprovechar las posibilidades que ofrece en diferentes ámbitos. Tras sus primeros pasos, esta innovación ha evolucionado lo suficiente como para ofrecer importantes ventajas en entornos más amplios, que van más allá de sus limitados propósitos iniciales. 

Ahora comienza a expandirse la inteligencia artificial a entornos distribuidos donde los dispositivos están conectados entre sí a través de modernas redes que juegan su propio papel. Esta infraestructura ya es conocida como red de inteligencia artificial. Estas redes están aumentando los casos de uso en los que se emplean aparatos con capacidades de IA y de aprendizaje automático que permiten adoptar modelos de IA/ML distribuida conocidos como aprendizaje federado. 

Estas arquitecturas las componen dispositivos IoT que conforman amplias redes de inteligencia artificial que incluyen aparatos de monitorización, wearables y otros equipos que generan y preprocesan datos de forma constante. Para que esto funcione con eficacia es necesario contar con una red capaz de soportar semejante flujo de datos, tanto dentro de las instalaciones como con las ubicaciones remotas y los proveedores de la nube. 

Según los datos aportados por Equinix en su informe, en torno a un 75% de las aplicaciones empresariales de inteligencia artificial o analítica emplean una media de 10 fuentes de datos externas, y la mayoría está vinculada a uno o más servicios en la nube, ya sea para obtener datos o para el procesamiento de IA/ML. Estas arquitecturas híbridas consumen datos a gran velocidad, lo que da una muestra de lo importante que es contar con una red capaz de alimentar a las máquinas sin que se produzcan retrasos ni cortes en el flujo de información.

Por ello, el ancho de banda y la latencia se han convertido en factores clave para el éxito en la implantación de la IA. Las empresas de la industria de interconexión se están esforzando por evolucionar sus redes para cubrir estas necesidades. Y los expertos esperan que en 2020 esta tendencia continúe dejándose notar en los nuevos proyectos de cables de fibra óptica y nodos de interconexión.

Esto está vinculado también con la computación perimetral, ya que las infraestructuras TI en el borde ofrecen ciertas ventajas a la hora de ejecutar el procesamiento inicial de datos de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Y se está instalando una tendencia que lleva a las empresas a trasladar estas cargas de trabajo hacia el borde, lo que está elevando la demanda de infraestructuras de computación Edge y, asimismo, está impulsando la creación de nuevas arquitecturas de TI y nuevos componentes especialmente creados para la inteligencia artificial, como es el caso de los procesadores CPU, GPU y chiplets para IA.

Según los expertos, todos estos factores están convergiendo para construir un nuevo modelo de TI empresarial vinculada al flujo de datos para la inteligencia artificial y la analítica basado en redes privadas. Esto deja fuera a los proveedores de telecomunicaciones tradicionales, pero da lugar a un nuevo mercado de proveedores y compradores de datos que podrán realizar transacciones de manera más fácil y segura a gran escala.

Mejoras de gestión de datos para aumentar la ciberseguridad
La seguridad cibernética es una de las grandes preocupaciones de las organizaciones actuales, y el avance constante de la ciberdelincuencia está impulsando nuevas formas de entender la seguridad de las infraestructuras y la gestión avanzada de los datos. Este problema está cobrando unas dimensiones gigantescas, como demuestran las grandes pérdidas económicas sufridas por las empresas afectadas por ciberataques, unas cantidades que están aumentando constantemente. De hecho, las autoridades competentes afirman que para el año 2021 se alcanzará una media anual de unos 6 billones de dólares.

Además, los problemas de seguridad que se están viendo en la comunicación con los entornos de la nube está llevando a empresas y proveedores cloud a invertir en tecnologías emergentes de seguridad, como los Módulos de Seguridad de Hardware (HSM), que aportan un cifrado por hardware para las transmisiones de información entre sus instalaciones y los entornos de la nube. Y también está fortaleciendo el mercado de empresas que proporcionan modalidades de HSM como servicio en la nube, algo que continuará avanzando durante este año gracias al cambio que están realizando las organizaciones hacia las infraestructuras TI híbridas y multicloud.

Aparte, los problemas de ciberseguridad asociados a las comunicaciones con la nube a través de las redes públicas también están dando fuerza al mercado de redes de interconexión privadas entre las empresas y sus proveedores cloud. En este contexto, los expertos prevén que se intensificará la demanda de soluciones de cifrado avanzadas para proporcionar un acceso más seguro a la computación en la nube y aumentará la creación de nuevos nodos de seguridad en las redes privadas.

Influencia de las regulaciones en las estrategias de TI
La entrada en vigor de nuevas leyes de privacidad más estrictas está teniendo un impacto cada vez mayor en las estrategias de infraestructura TI empresarial, ya que es importante que toda la red de TI cumpla con los requisitos impuestos por las regulaciones vigentes. Esto supone un cambio radical en el modelo de comercio de datos, pero también en la forma en que se recopilan, almacenan y aseguran estos datos. Esta tendencia llegó con la entrada en vigor de la ley europea GDPR, pero se está extendiendo a otros países, con ejemplos como la nueva ley aprobada en California y otras que están en diferentes etapas de desarrollo en otros 121 países.

Esto lleva a los expertos a pronosticar que en 2020 las empresas tendrán muchas más dificultades para cumplir con las numerosas leyes existentes, especialmente aquellas que operan en diferentes países. Por ello, las estrategias de TI de las organizaciones estarán casa vez más vinculadas a la protección de datos, impulsando mercados como los de sistemas de cifrado y plataformas informáticas con sistemas de seguridad integrados, tanto para uso empresarial como para los proveedores externos de TI y de la nube.

Mayor sostenibilidad a través de la transformación digital
Las últimas investigaciones de Equinix muestran que un 42% de los responsables de la toma de decisiones de TI reconocen que la ecología influye cada vez más a la hora de escoger un proveedor de TI. Sus expertos señalan que la presión por reducir las emisiones y consumir menos recursos naturales está impactando en los modelos de fabricación y consumo de tecnología por parte de las empresas, algo que durante este año se notará aun más. 

Afirman que las organizaciones de clase mundial apostarán cada vez más por la sostenibilidad y la responsabilidad medioambiental en sus estrategias de TI. Esto afectará al proceso de elección de proveedores de equipos tecnológicos y servicios de TI, y también a los modelos de diseño e implementación de centros de datos. Los efectos de esta búsqueda de una mayor sostenibilidad se dejarán sentir a lo largo de todas las cadenas de suministro a partir de este año, afectando al mercado de materiales empleados en los procesos de fabricación e impulsando determinados mercados de deconstrucción y reutilización.

No se trata de que las empresas vayan en busca de una economía circular al uso en el campo de la infraestructura TI, pero sí de dar pasos hacia un menor consumo de recursos naturales, generando un impacto medioambiental cada vez menor. Y, al mismo tiempo, impulsando la fabricación de equipos más ecológicos desde el área de diseño, buscando una mayor y más eficiente reutilización de los componentes y materiales empleados en la fabricación de las infraestructuras tecnológicas de la era digital.