Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La realidad virtual y aumentada en el entorno empresarial, ¿una realidad en 3 años?

  • Inteligencia Artificial

futuro_tierra_espacio

En los últimos años las empresas de diversos sectores han ido implementando soluciones basadas en realidad virtual (VR) y realidad aumentada (AR) para agilizar determinados trabajos. Los expertos opinan que en los próximos 3 años se habrán convertido en herramientas básicas para mejorar el funcionamiento de multitud de procesos en industrias como la automoción o la fabricación de maquinaria y componentes electrónicos.

Aunque muchos creen que la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) son tecnologías destinadas principalmente al ocio, y que no están bien enfocadas para un uso en las empresas, lo cierto es que cada vez más organizaciones están usando estas tecnologías. Como muestra de ello, un reciente estudio, elaborado por el Instituto de Investigación Capgemini, indica que estos sistemas se pueden utilizar para mejorar la eficiencia, la productividad y la seguridad en el entorno empresarial, y que en los próximos 3 años estarán se habrán convertido en herramientas de uso común para optimizar las operaciones internas.

Para realizar este informe, denominado “Augmented and Virtual Reality in Operations: A guide for business investment”, se ha entrevistado a más de 700 directivos de empresas de automoción, industria y utilities con un conocimiento profundo de estas tecnologías de visualización inmersiva. Sus cifras revelan que, en general, el 50% de las empresas de estos sectores que aún no han empezado a implantar estas tecnologías para mejorar sus operaciones tienen pensado hacerlo en los próximos tres años. Como media, el 46% de las organizaciones opina que en los próximos tres años VR y AR serán tecnologías de uso común en sus empresas. Y un 38% afirma que se llegará a este punto en un plazo de entre 3 y 5 años. Además, el 82% de las empresas que actualmente utiliza VR o AR afirma que las ventajas que les aportan estos sistemas cumplen o, incluso, superan sus expectativas.

El principal uso que se está dando a la realidad aumentada en las empresas es para obtener ayuda de expertos de forma remota y en tiempo real, empleando dispositivos móviles. Y también para añadir información técnica a las imágenes reales, que sirva de apoyo a los operarios e ingenieros en sus tareas. En cuanto a la realidad virtual, se está utilizando mucho para dar formación a los empleados, pero también para proporcionar información visual útil a diseñadores, ingenieros, inspectores y otro personal técnico que revisa infraestructuras, maquinaria y componentes electrónicos, entre otros muchos usos. Pero existe un factor clave que está retrasando la implantación de estas tecnologías en el entorno empresarial, que es la escasez de talento especializado en estas áreas. Por ello, los expertos animan a que se explore la posibilidad de formar a los trabajadores en VR y AR.

 

Realidad aumentada vs realidad virtual

Los resultados de este estudio muestran que, de las dos tecnologías, la realidad aumentada es la más utilizada actualmente en las empresas, ya que proporciona más información y más ventajas para incrementar la productividad, agilizando un buen número de tareas. Este estudio muestra que dos tercios de las organizaciones analizadas opinan así. Por un lado, la experiencia VR es más inmersiva y puede ser más adecuada para ciertos tipos de visualización, para los que interesa más salir del entorno real, por ejemplo, en el diseño. Pero para muchas otras áreas, especialmente las que requieren una intervención manual, la realidad aumentada es más adecuada ya que enriquece la imagen real con información adicional, acelerando el acceso a datos complementarios y agilizando mucho las operaciones. En cifras, de todas las empresas que utilizan de alguna forma la realidad aumentada, el 45% la ha implantado completamente y el resto está en fase de experimentación. En cambio, en la realidad virtual sólo el 36% la está empleando de forma activa para el trabajo.

Un claro ejemplo es en la industria de la automoción, donde los técnicos emplean la AR para visualizar diagramas e instrucciones a tiempo real, mientras realizan ajustes o reparaciones. Además, pueden recibir asistencia remota, haciendo que su trabajo sea más ágil y preciso, reduciendo el tiempo necesario en hasta un 40%. Por su parte, la realidad virtual también es una herramienta muy útil en tareas mecánicas como el montaje y la revisión de vehículos, especialmente aviones. Los mecánicos pueden visualizar en VR los diseños tridimensionales de las aeronaves mientras realizan una inspección, y sus usuarios afirman que logran reducir el tiempo que tardan de tres semanas a tres días, en los mejores casos. Concretamente, el estudio de Capgemini muestra que al menos un 75% de las empresas que emplean soluciones de AR/VR a gran escala han conseguido mejorar sus operaciones más de un 10%.

 

Especial utilidad en tareas de reparación y mantenimiento

Sin duda, como en los ejemplos anteriores, donde más utilidad se está encontrando a estas dos tecnologías es en los sectores de automoción, industria y utilities. Entre el 29% y el 31% de las empresas que ya emplean VR y AR centran su uso en los trabajos de reparación y mantenimiento, especialmente para consultar manuales, planos y otros materiales técnicos en soporte digital (31%). El siguiente caso de uso más popular es para recibir asistencia remota de otros especialistas (30%), para ver en digital los componentes que se encuentran fuera del campo de visión (30%) y, en cuarto lugar, para superponer diagramas e instrucciones sobre sus estaciones de trabajo.

Otras áreas destacadas en las que se usa la realidad virtual y la realidad aumentada son las de diseño y montaje de componentes. En este contexto el 28% de las empresas dedica estas herramientas a mostrar instrucciones de montaje en digital. El 27% a realizar simulaciones de funcionamiento en condiciones extremas, otro 27% para visualizar infraestructuras desde diferentes ángulos y un 26% a superponer digitalmente componentes sobre el equipo en el se van a montar. Un ejemplo de los beneficios que puede proporcionar a estas industrias lo da el fabricante de vehículos Ford, que afirma haber reducido en un 70% las lesiones sufridas por los empleados durante su trabajo. Y ha mejorado un 90% las condiciones de ergonomía en el puesto de trabajo, ayudando a identificar y reducir los movimientos innecesarios y las maniobras de riesgo.

 

Estados Unidos y China lideran la implantación de AR y VR

El país en el que estos sistemas se han extendido más en las empresas es Estados Unidos, en el que más del 50% de las organizaciones ya las están aplicando a sus operaciones. A continuación se sitúa China, que además tiene un gran potencial de expansión, dado el gran tejido industrial que funciona en el país. En cambio, en países como Francia, Alemania, los países nórdicos y Reino Unido en la mayoría de los casos todavía no se ha pasado de la fase de experimentación. Según ha declarado Lanny Cohen, Director de Innovación de Capgemini: “la tecnología inmersiva ha avanzado mucho en muy poco tiempo y seguirá evolucionando. Frente a la dura competencia de los inversores de EE.UU. y China, las empresas tienen que racionalizar sus inversiones para aprovechar el potencial de crecimiento que ofrecen estas tecnologías a largo plazo”. Añadió que: “Para obtener el máximo valor de negocio de la AR y la VR, las empresas necesitan una estructura de gobierno centralizada, pruebas de concepto que estén alineadas con su estrategia y la capacidad de impulsar la innovación y la gestión de cambios para los empleados”.

 

Consejos para implementar la visualización inmersiva

Aunque las posibles aplicaciones de la realidad aumentada y virtual sean muy similares, cada caso de uso tiene sus particularidades. Por ello, para extraer cuáles son las claves para adoptar con éxito estas tecnologías, los creadores de este informe se han centrado en las cuatro principales estrategias que han seguido las empresas que más las están aprovechando. La primera es diseñar un modelo centralizado de gobierno y formar al personal en el uso de estos sistemas. Para ello, el 78% de estas empresas han creado un equipo especializado o un centro de innovación que gestiona todas las actividades relacionadas con AR y VR. En el resto de empresas analizadas sólo lo ha hecho un 51%.

El siguiente paso clave es actualizar la base de conocimiento técnico para poder hacer frente a las innovaciones tecnológicas que vendrán en el futuro. En este sentido, el 93% de las empresas más avanzadas en este campo han invertido muchos recursos para crear un equipo interno de expertos, mientras que solo el 76% de las demás empresas que operan con AR y VR han seguido este camino. Otra práctica fundamental para alcanzar el éxito en la implantación de estas tecnologías es aprender a priorizar en qué tareas y casos de uso es más adecuado implantar sistemas de AR o VR. Así se logra optimizar al máximo tanto la inversión como el aprovechamiento de los beneficios que aportan estos avances. Por ejemplo, de nada serviría poner VR en un Contact Center cuando podrías empezar aplicándolo a los departamentos de ingeniería o mecánica, donde sería mucho más necesario.

Y el último paso imprescindible para que todo el nuevo sistema cumpla con las expectativas y permita mejorar las operaciones es preparar la infraestructura TI para integrar AR y/o VR. Estos sistemas generan importantes cargas de trabajo, y deben contar con los recursos que necesitan en materia de procesamiento de información y acceso a los datos almacenados. Para ello se requiere un estudio concienzudo de los sistemas presentes y de las nuevas necesidades que imponen la realidad aumentada y la realidad virtual. En caso contrario, no se podría trabajar con fluidez y se generarían nuevos problemas que acabarían costando tiempo y recursos.