Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los asistentes domésticos aspiran a convertirse en el centro del hogar

  • Líderes digitales

altavoz inteligente

En 2018, la consultora Canalys estima que se venderán 56 millones de asistentes domésticos en todo el mundo. Por esa razón, los principales fabricantes tecnológicos se han embarcado en una dura competencia para imponer sus plataformas. Y es que son muchos los atractivos de estos dispositivos.

Los fabricantes tecnológicos se han sacado de la chistera un nuevo gadget tecnológico: los asistentes domésticos. Son dispositivos similares a un altavoz, que incorporan conexión a Internet y asistentes virtuales con los que es posible realizar una gran variedad de tareas únicamente con la voz: consultar mensajes, buscar información online, reproducir música o controlar otros dispositivos del hogar. Se trata de un mercado sumamente apetecible, no en vano, Canalys estima que se venderán 56 millones de asistentes domésticos en todo el mundo.

Para José Muriel, Account Director de la agencia Canela PR, lo realmente importante de los asistentes domésticos es que llevarán la inteligencia artificial al corazón de nuestros hogares y la conectarán con los demás dispositivos inteligentes, así como con otros aparatos del hogar mediante la domótica. De hecho, hoy en día ya podemos disponer de muchos gadgets de este tipo en nuestros hogares, desde un robot de limpieza avanzado hasta un termostato inteligente. Esto puede suponer el impulso definitivo al Internet de las Cosas, siempre que los fabricantes se pongan de acuerdo en un estándar que permita la interoperabilidad entre distintas plataformas.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Asimismo, los home assistants tienen el potencial de proporcionar un mayor nivel de personalización en la navegación por Internet y el uso de los servicios digitales. Es previsible que la voz de cada usuario se convierta en su credencial biométrica de acceso a un mundo de ofertas digitales que estarán adaptadas a cada perfil. Todo esto obligará a las marcas a idear nuevos contenidos de marketing adaptados a la navegación mediante la voz.

Por supuesto, colocar un dispositivo de este tipo en el centro de cada hogar también plantea muchos interrogantes relativos a la privacidad y la seguridad. ¿Qué garantías tendremos de que un hacker, o incluso el propio fabricante, no esté “espiando” a través del asistente todo lo que se dice en el hogar, ya sea para robar información o sugerirnos alguna compra?