Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

5 tecnologías disruptivas para 2020

  • Negocios

Disruptivas

En 2020, veremos por fin cómo se aúnan todas las tecnologías punteras de la última década para crear entornos completamente conectados que puedan funcionar de manera autónoma con el fin de construir empresas, espacios de trabajo y ciudades más inteligentes, sin renunciar por ello a la seguridad.

El proveedor de servicios tecnológicos NTT Ltd. ha presentado Future Disrupted: 2020 (Predicciones de disrupción en el futuro para 2020), un informe sobre las tendencias tecnológicas más críticas que las empresas necesitan conocer el próximo año y las medidas que deben adoptar para abordarlas. Para llevar a cabo el análisis, el estudio se ha centrado en seis áreas clave: tecnologías disruptivas, ciberseguridad, entorno de trabajo, infraestructura, negocio y servicios tecnológicos. 

La empresa señala, asimismo, el año 2020 como la fecha en la que, por fin, convergerán todas las tecnologías punteras de la última década para crear entornos completamente conectados que puedan funcionar de manera autónoma con el fin de construir empresas, espacios de trabajo y ciudades más inteligentes, sin renunciar por ello a la seguridad. Una revolución protagonizada por los datos, la inteligencia artificial (IA) y la seguridad que permitirá que los dispositivos hablen entre sí y actúen a partir de esta información sin intervención humana. Todo ello hará que las ciudades inteligentes y el IoT se conviertan en tendencia a medida que mejoren la productividad, el crecimiento y la innovación en regiones enteras.

Algunas de las tecnologías disruptivas de las predicciones incluyen:

1. Gemelos digitales: con los puntos de datos suficientes, pueden modelar comportamientos y entender patrones —por ejemplo, la dieta del gemelo biométrico de una persona— para llegar a conclusiones más precisas (el tiempo que se tardaría hasta que se produjese un problema de salud), de forma más rápida y a un precio inferior al coste de la ciencia moderna.

2. Infundir confianza a través de interacciones digitales: ahora que la IA ha evolucionado, podemos pasar de ser meramente transaccionales a tener un compromiso más relacional con los clientes, aplicar normas que aporten empatía a la interacción y establecer la confianza con el usuario. 

3. Espacios "figitales" receptivos e inmersivos: el mundo físico se confunde con el digital, abarca cualquier espacio físico —una sala de reuniones, una oficina, una tienda o un palco VIP en un estadio— y conecta una serie limitada de tecnologías para convertirse en un entorno virtual que puede crear una diversidad de experiencias.

4. Edificios inteligentes: utilizarán el IoT para que sus residentes se sientan más cómodos (ajustando automáticamente la temperatura al número de personas que viven en ellos o iluminándose según la hora del día), al mismo tiempo que se vuelven más sostenibles. 

5. "Carteras de datos": consiste en poner los datos en manos de la persona que los posee para que pueda usarlos con total seguridad. Nadie podrá acceder a estos datos sin el establecimiento de permisos determinados y, si el usuario se siente amenazado, podrá bloquearlos.