Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Exigencias de la transformación al negocio digital, Juan Juan, DXC Technology

  • Opinión

Juan Juan, CTO Sur de Europa DXC TEchnology

El negocio digital, debido a la adopción de tecnologías que favorecen el funcionamiento "data-driven" del ciudadano, el consumidor y las empresas, está emergiendo a un ritmo acelerado conforme las empresas y organizaciones se adaptan a él. Las empresas del siglo XXI están desarrollando productos y servicios sustancialmente diferentes y con ellos modelos operativos y estrategias de organización que implican una tensión extrema en lo que a exigencia financiera se refiere.

Otras recomendaciones de DXC Technology para construir un entorno digital:

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Aplicaciones ágiles y experiencias digitales 

La mayoría de las organizaciones reconocen la necesidad de nuevas plataformas de servicio digitales que permitan un verdadero uso de la información con todas sus consecuencias y su acumulación como conocimiento capital cambiante sobre el que puedan basarse las decisiones de negocio.

“Data-driven”, tomar impulso por los datos, no es un concepto nuevo. Ya antes conocíamos el principio de funcionamiento “lo que no se puede medir no se puede mejorar”, pero ahora, además, de potenciar la productividad en nuestros procesos, los datos de estos más todos los contextuales en la ejecución de cualquier proceso deben ser recogidos y tratados. No pueden tratarse de cualquier manera ni debe pensarse que por el mero hecho de agruparlos todos en un único lugar (data lake) los algoritmos harán su magia y cualquier respuesta saldrá de ellos. La modelización, la creación de modelos de interpretación de los datos, es tan importante como la aplicación algorítmica en el tratamiento.

Tomemos como ejemplo la industria automovilística. Cadenas de valor verticales que ya no son suficientes para predecir el éxito de un nuevo lanzamiento. Ahora hay que tener en cuenta un conjunto de ecosistemas horizontales que dominan los flujos de información entre conductores y todas las empresas de servicios que intervienen en el día a día de la movilidad. El modelo ya no se basa únicamente en los datos que los sensores de funcionamiento de nuestro vehículo generan, también deben incorporarse los datos de contexto relacionados con la situación en proximidad, la situación del trayecto a destino, las estaciones intermedias, las garantías de seguridad y las preferencias de conducción, entre otros. Durante el trayecto también deberemos considerar información relacionada con el mundo del entretenimiento. Conforme los automóviles incorporen más y más características de autoconducción, los modelos serán más complejos y a su vez serán fuente de inspiración para nuevos productos.

Si fijamos nuestra atención en la industria sanitaria y de la salud o en la industria aeronáutica podemos dibujar escenarios de evolución parecidos, donde la infinidad de sensores (IoT) están generando volúmenes ingentes de datos que, adecuadamente modelados y tratados, están modificando permanentemente los servicios deseados en esas industrias. IoT, en su forma más genérica, está en el origen de una nueva era donde el dato y sus características (Inercia, Atracción, Degeneración, Localización) es la moneda de cambio. Los flujos de datos están en el origen de nuevos servicios, nuevos negocios, nueva política y, esencialmente, nueva economía.

Organizaciones con plataformas digitales bien asentadas, como, por ejemplo, Amazon, Google, Facebook, Alibaba, Tencent o Baidu, han creado sus ecosistemas particulares en los que se generan grandes volúmenes de datos que les proporcionan una ventaja comparativa en la creación de nuevo producto.

Las empresas mencionadas y otras muchas exitosas en el mundo digital han adoptado lo que denominamos una plataforma digital moderna fundamentada en procesos de negocio ágiles y una cultura colaborativa. La plataforma y la cultura sirven de denominador común entre los ecosistemas horizontales necesarios para añadir valor a los verticales tradicionales de las industrias en transformación. Estas plataformas proporcionan economías de escala y capacidad cruzada de análisis de los dominios de datos, bien internamente en la organización o entre organizaciones, a la vez que simplifican la integración de los nuevos sistemas y los sistemas “legacy”.

En la raíz de toda solución encaminada a favorecer la modelización y el tratamiento de los datos, está el software y, con él, aquellos equipos humanos con alta capacidad de entender y crear el software necesario y suficiente para cada momento. Para ello, las organizaciones que tienen éxito han implantado unos programas específicos de empoderamiento de aquellos expertos con diferentes perfiles necesarios para impulsar agilidad por medio de las plataformas adecuadas. Según IDC, “en 2020, el 25% de las empresas del índice Forbes Global 2000 (G2000) desarrollarán programas de formación digital y cooperativas digitales para competir de forma más efectiva en las guerras del talento”.

Por todo ello, nuestra apuesta pasa por explorar los fundamentos de una plataforma digital, aspectos que contribuyen de manera esencial al crecimiento del negocio, a la contención del coste y en definitiva a la optimización continua de los procesos de negocio orientados a nuevos productos y servicios.

 

Por Juan Juan, CTO Southern Europe de DXC Technology