Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Ciberinmunidad, un paso más en ciberseguridad

  • Opinión

ciberinnmunidad

Vivimos una era de cambio constante, en la que la inmediatez y el carácter transitorio de todo es la norma. En el ámbito en el que se mueve Kaspersky, la ciberseguridad, este hecho es todavía más evidente. Cada día surgen numerosas formas de ataque a la seguridad de los individuos y las organizaciones que nos obligan a estar alerta y a modificar nuestro enfoque de negocio, nuestros productos e incluso a nosotros mismos, por no hablar de nuestra visión de futuro. Por Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky. España y Portugal.

Hasta ahora nuestra misión se resumía en el lema “salvar el mundo”, en lucha constante con la ciberdelincuencia y sus numerosas formas de presencia. Tras el reciente anuncio de nuestro rebranding, damos paso a un concepto más amplio e innovador, que se centra en el hecho de construir un mundo más protegido y seguro. Y en ello estamos trabajando, desarrollando un futuro real y tangible en el que la vida sea más simple, cómoda e interesante.

No podemos obviar que desde hace tiempo los ciberataques han dejado de dirigirse sólo a empresas. Su foco también se centra ahora en autoridades, organismos y administraciones públicas que tienen una gran cantidad de datos sensibles de millones de ciudadanos – y por ende potencialmente lucrativos – para los ciberdelincuentes. Además, muchas instituciones gubernamentales mantienen infraestructuras críticas como la electricidad o el suministro de agua, y para protegerlos utilizan sistemas en ocasiones anticuados y poco efectivos contra ciberataques modernos.

Por este motivo, bajo nuestro punto de vista, resulta esencial cambiar el enfoque actual de la protección de los sistemas de información, integrando la ciberseguridad desde el diseño de la arquitectura del sistema, en lugar de convertirla en un complemento o una capa que se agrega al final del proceso o cuando surge un problema. Para ello, tenemos que dejar de entender la ciberseguridad como algo reactivo; ya no es válido ser el primero y presentar un dispositivo antes que nadie, sino que hay que garantizar igualmente que esté realmente listo en cuanto a seguridad. En este nuevo escenario, lo que tendrá valor será lanzar al mercado productos inmunes, el proceso será quizás más lento, pero será lo que verdaderamente determine el éxito.

Bajo esta premisa, también es esencial que las autoridades y las administraciones integren en su propia estrategia de defensa tres pilares elementales: prevención, detección y reacción. Y esto sólo funciona y es eficiente cuando se combinan los grandes recursos de datos, el control de los dispositivos y la formación y experiencia de los empleados.

Será entonces cuando el concepto de ciberseguridad quedará obsoleto y podrá dar paso a una nueva forma de entender la seguridad, el de la “ciberinmunidad”, entendiendo por tal que el coste de un ciber ataque resulte mayor que el daño que pueda causar, de manera que los ciberatacantes tengan que invertir más recursos (dinero, tiempo, etc.) para llevarlo a cabo.

En este mundo ciberinmune que poco a poco va tomando forma, con un entorno más seguro que estamos ayudando a crear, las tecnologías no serán ya una fuente constante de amenaza, sino que serán el facilitador de nuevas posibilidades, oportunidades y descubrimientos para todos.

Por Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky. España y Portugal