Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La interconexión, una oportunidad para el mercado global

  • Opinión

Data Center

La nueva demanda masiva de intercambio de datos despierta una necesidad que la transmisión mediante internet, por motivos principalmente de latencia y seguridad, no puede satisfacer. Por este motivo, la interconexión, entendida como el tráfico directo, privado, ultrarrápido y seguro de datos, juega un papel fundamental en la transformación empresarial y de las ciudades como forma de facto en la que las organizaciones se mantienen conectadas con sus partners, clientes, empleados y proveedores. Por Ignacio Velilla, managing director de Equinix.

Ciudades de todo el mundo están acometiendo proyectos de transformación digital que requieren de grandes inversiones por parte de los propios Estados, Administraciones locales y, en algunos casos, de entidades privadas. Estas inversiones buscan dotar a los núcleos urbanos de infraestructuras digitales capaces de soportar y gestionar el creciente volumen de datos generados en las denominadas Smart Cities. Los edificios dependientes de los diferentes Gobiernos, el tráfico de vehículos privados, los sistema de transporte públicos, las estaciones medioambientales localizadas en diferentes puntos de las ciudades… son solo alguna fuentes de datos que debemos procesar para administrar debidamente una metrópoli.

En la actualidad, existen algunos ejemplos de ciudades que están haciendo frente a los retos de la era digital. Si miramos al lejano oriente, el Gobierno chino ha anunciado un proyecto de transformación del delta del río Guangdong o de las Perlas – o como se conoce ahora, Gran Bahía de China – para convertir a la región en una red urbana de alta tecnología, que pueda hacer competencia a Silicon Valley o a la bahía de Tokio a partir de 2035. Este proyecto buscará afianzar más la figura de Hong Kong como epicentro financiero mundial y la de Shenzhen como ciudad más innovadora de China.

Mientras tanto en nuestro continente, Londres sigue situándose como un centro tecnológico de importancia mundial.  En 2018, la capital de Reino Unido atrajo más de 2.100 millones de euros de financiación destinados a empresas tecnológicas, que suponen un 72% del total de los más de 2.900 millones recaudados por empresas del sector en todo el país. Estas cifras duplican las de Berlín, la segunda capital en cuanto a inversión tecnológica en Europa, y refuerzan la posición de Londres, a pesar del Brexit, como uno de los líderes de la economía digital mundial.

¿Qué ocurre en España?

En el actual contexto digital mundial, España se encuentra ante una oportunidad única de adoptar una posición de liderazgo en el mapa de cone

ctividad europeo. La región necesita alternativas a rutas altamente demandadas como Marsella, Londres y Ámsterdam para “unir” a Europa con Norteamérica, Brasil y el norte de África y España cuenta con una posición geográfica privilegiada para cumplir ese rol.

La llegada de nuevos cables submarinos a las costas ibéricas y los fuertes lazos lingüísticos y culturales con Iberoamérica son otros alicientes para la llegada de nuevos proveedores de conectividad a Madrid. La llegada de estas empresas favorecerá la llegada de nuevo talento e inversiones que pueden servir de aliciente para la creación de un hub de relevancia mundial.

Sin embargo, en cuanto al mercado de infraestructuras digitales y de data centers de última generación, España se encuentra unos peldaños por debajo de grandes centros europeos como París, Ámsterdam, Fráncfort y, por supuesto, Londres. Pero es cierto que España y su capital están pasando de representar un mercado IT que solo atendía a clientes nacionales a convertirse a un nuevo punto de referencia global por su posición geográfica privilegiada y su potencial de interconexión entre diferentes mercados. Para poder llegar al nivel de los mercados punteros continentales, empresas y Administración deben seguir trabajando para adoptar nuevas formas de conectividad más eficientes y productivas que las actuales.

La interconexión como respuesta al nuevo tráfico de datos

La nueva demanda masiva de intercambio de datos despierta una necesidad que la transmisión mediante internet, por motivos principalmente de latencia y seguridad, no puede satisfacer. Por este motivo, la interconexión, entendida como el tráfico directo, privado, ultrarrápido y seguro de datos, juega u

n papel fundamental en la transformación empresarial y de las ciudades como forma de facto en la que las organizaciones se mantienen conectadas con sus partners, clientes, empleados y proveedores.

Esta afirmación está avalada por la segunda edición del Índice de Interconexión Global (GXI), un estudio de mercado publicado por Equinix que analiza el intercambio de tráfico global. Según el GXI, se prevé que el ancho de banda de interconexión provisto para este propósito crezca en 2021 a más de 8.200 Terabits por segundo (Tbps) de capacidad, representando una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 48%. Este porcentaje representa casi el doble de la tasa del 26% esperada para el tráfico IP global, es decir, del tráfico del internet público.

La concentración de empresas en determinados distritos de grandes áreas metropolitanas ha sido una tendencia natural en el último siglo. Las compañías con negocios similares, que comparten partners o que buscan sinergias con otras compañías han buscado erigir lugares comunes para que el tráfico de información fuera lo más rápido y eficaz posible, como puede ser el ejemplo del distrito financiero de Londres o de compañías tecnológicas afincadas junto a farmacéuticas que han supuesto grandes avances en innovación sanitaria. Esta tendencia a la concentración ha sido fundamental para comprender la configuración actual de los grandes epicentros de negocios, pero ¿es algo necesario en nuestros días? La interconexión se presenta como un elemento democratizador geográfico, que ofrece grandes a oportunidades a regiones como España, y una prueba más del proceso de globalización tecnológica libre de barreras geográficas.

Una plataforma global para el futuro digital

Equinix, a través de su plataforma global de interconexión formada por más de 200 data centers interconectados en más de 52 áreas metropolitanas, permite a las empresas poder conectarse al mayor ecosistema de partners del mundo a través de una misma plataforma y un mismo proveedor. Esto implica la posibilidad de escalar los procesos de negocio de las empresas a todos los rincones del planeta y en Equinix permitimos a las empresas operar desde Madrid, Barcelona, Sevilla o Lisboa de la misma forma que desde Ámsterdam o Silicon Valley.

En este nuevo contexto en el que la interconexión actúa como el motor de la economía digital, Equinix ha continuado desarrollando y expandiendo su plataforma global de data centers perfectamente interconectado. En 2019, hemos anunciado la apertura de 12 nuevos data centers y el desarrollo de 23 proyectos de expansión en todo el mundo. Como demanda directa de nuestros clientes, hemos continuado creciendo en mercados en los que ya estamos presentes y seguimos buscando nuevos retos que solucionar.

Por Ignacio Velilla, managing director de Equinix