Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El fraude en los pagos online seguirá creciendo hasta 2023

  • Seguridad

ecommerce pago

Un reciente estudio revela que las pérdidas anuales por fraude en los pagos online están creciendo de forma alarmante. De cara a finales de 2018 se calcula que alcanzarán 22.000 millones de dólares, que se podrían convertir en 48.000 millones de dólares en 2023. Los expertos alertan de que los delincuentes recurren cada vez más a las identidades sintéticas y de que, para combatir estos problemas, será fundamental contar con soluciones de protección onmicanal.

Los sistemas de pago online son una de las bases del comercio electrónico, y de su seguridad depende la confianza de los consumidores en el ecommerce. Las pasarelas de pago gestionadas por entidades bancarias y los sistemas de pago digital como PayPal y similares prometen total seguridad para las transacciones a través de Internet, pero los expertos en ciberseguridad alertan de que el fraude en los pagos online está creciendo peligrosamente. Este problema afecta no solo al sector minorista, sino a empresas de servicios de todo tipo, servicios bancarios y de transferencias de dinero.

Según el último informe elaborado por Juniper Research, las pérdidas anuales por fraude en los sistemas de pago online llegarán a 22.000 millones de dólares en 2018, y continuarán creciendo hasta alcanzar 48.000 millones de dólares en 2023. En esta clase de fraude, los ciberdelincuentes emplean técnicas de ingeniería social, como el phishing, y otro tipo de ataques cibernéticos, para robar datos confidenciales de personas y empresas, que posteriormente utilizan para realizar compras o transferir dinero sin el consentimiento del propietario de la cuenta bancaria afectada.

El enfoque tradicional es emplear estos datos para suplantar la identidad del titular de una cuenta o servicio, pero Juniper alerta de que los delincuentes están cambiando su estrategia hacia la creación de identidades sintéticas. Esto les lleva más tiempo, pero potencialmente puede permitirles realizar sus fraudes con más agilidad y ser más difíciles de localizar. Aprovechando el panorama creciente de los sistemas de pago instantáneo, los expertos de Juniper afirman que una de las áreas más vulnerables en los próximos años vana ser las transferencias de dinero. En este ámbito, calculan que se experimentará un crecimiento de más del 20% anual, hasta alcanzar 10.000 millones de dólares en 2023.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Según Steffen Sorrell, autor de este estudio: “La identidad sintética es actualmente la tendencia de más fácil adopción. A pesar de que a los estafadores les lleva tiempo establecer estas identidades falsas, muchos de sus objetivos no están diseñados para detectar los comportamientos que indican este tipo de fraude. Los proveedores de gestión de fraudes tienen soluciones en el mercado para combatir esto, pero la industria en general está intentando ponerse al día”.

Por otro lado, Juniper pronostica que aumentará la actividad de grupos de ciberdelincuencia especializados en este tipo de fraudes, que se dedican a utilizar una amplia variedad de técnicas maliciosas para robar información a través de diversos canales. Después, estos grupos se la proporcionan a otros delincuentes siguiendo un modelo que ya se denomina como “fraude como servicio”, lo que se está convirtiendo en un negocio muy lucrativo para esta clase de grupos criminales.

Para protegerse frente a estos problemas de cara al futuro, los expertos recomiendan a las empresas que recurran a servicios de prevención de fraude onmicanal. Además, aconsejan que se adopte una estrategia de evaluación y minimización del riesgo en sus prácticas de ciberseguridad y en sus herramientas de comercio electrónico y transacciones comerciales. De esta forma se puede conseguir una mayor protección a corto y medio plazo, y estar más preparaos para minimizar el impacto del fraude en los pagos online.