Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas de Reino Unido deben protegerse mejor contra el cibercrimen

  • Seguridad

Ataque Seguridad

Según indica un reciente estudio, gran parte de las organizaciones del Reino Unido no están actualmente preparadas para afrontar los futuros retos en materia de ciberseguridad. Los expertos recomiendan a estas empresas que actualicen sus sistemas para protegerse contra las crecientes amenazas digitales, buscando soluciones mejor adaptadas al futuro panorama del cibercrimen.

La firma de seguridad Tanium ha elaborado un estudio sobre el estado de la seguridad de las empresas en el Reino Unido, entrevistando a más de 1.000 responsables de la toma de decisiones de negocio en el país. En él se refleja que, mientras el 99% de los líderes de las organizaciones opinan que es importante hacer resistente su infraestructura frente a interrupciones del negocio, sólo el 54% cree que su tecnología es lo suficientemente sólida. Para enfrentarse a las posibles interrupciones de servicio la resiliencia es uno de los puntos clave que garantizan que, si se viola la seguridad, la empresa puede reactivar los servicios con minimizando el impacto en sus negocios.

Una quinta parte de los encuestados en este estudio admite que no son capaces de calcular el coste indirecto en pérdida de ingresos y productividad que puede suponer un ataque cibernético. Esto da una medida de todo el trabajo que estas empresas tienen por delante para prepararse frente a las amenazas cibernéticas. Y el camino a prepararse es reforzar la resiliencia de su infraestructura tecnológica, algo en lo que el 97% de las empresas está encontrando una serie de barreras que necesitan salvar. Para el 38% de ellas la creciente complejidad de su organización dificulta esta mejora, y el 21% de ellas responsabiliza a las unidades de negocio en silos.

Sobre el equipo y las herramientas disponibles, el 35% de los encuestados afirma que el problema principal es que los ciberdelincuentes son más sofisticados que su personal dedicado a la seguridad TI. Por otro lado, el 21% dice que dentro de la empresa no tienen las habilidades tecnológicas necesarias para detectar a tiempo real las intrusiones cibernéticas, y el 27% afirmó que encuentran otra barrera para la resiliencia en la mala visibilidad de los puntos de entrada de los delincuentes.

Según dijo Matt Ellard, Director Gerente de Tanium para Europa: “La velocidad de la transformación digital ha llevado a las organizaciones a comprar múltiples herramientas para resolver los problemas de seguridad y las operaciones de TI, lo que está dejando a las infraestructuras de TI vulnerables a las amenazas”. Añadió que “La resistencia de las empresas es fundamental para cualquier estrategia de crecimiento a largo plazo, pero los resultados sugieren que muchas empresas del Reino Unido aún tienen un largo camino por recorrer”.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Por ello, indicó que las empresas deben desarrollar con cierta urgencia una estrategia para reforzar la resiliencia empresarial a todos los niveles, e indicó que “Eso comienza asegurando que tengan visibilidad en tiempo real de dónde existen las amenazas en su red, especialmente en los puntos finales. Si no puedes identificar las vulnerabilidades actuales o el origen de una amenaza, no puedes esperar defenderte de ellas”.

Según este estudio, otra de las principales razones que impiden alcanzar el escenario grado de resiliencia empresarial está en la confusión que existe sobre la responsabilidad en la capacidad de recuperación. Un 28% afirma que esta es del CIO o del jefe de TI, y el mismo porcentaje extiende la responsabilidad a todos los empleados. Mientras tanto, un 13% dice que toda la responsabilidad en el CEO, y un 11% cree que corresponde a los líderes senior.

Ellard afirmó que: “Las empresas dependen cada vez más de sus plataformas tecnológicas. Pero si esa tecnología deja de funcionar, el negocio también lo hará, con consecuencias potencialmente graves para las ventas, la confianza del cliente y el valor de la marca, por no mencionar la productividad”. Y concluyó diciendo que: “Para ofrecer resiliencia, se debe inculcar una nueva disciplina en los gobiernos y las organizaciones empresariales. Esta disciplina es más que prevención. Es más que la recuperación. Es una práctica compartida que debe unir a los equipos de TI, operaciones y seguridad para garantizar que los sólidos fundamentos de seguridad estén integrados en toda la red de la empresa. Solo así pueden las organizaciones actuar y reaccionar en tiempo real ante las amenazas”.