Tecnologías estratégicas para 2021, según Gartner

  • Transformación Digital

Tecnología 2021

La complicada situación que vive el mundo empresarial está llevando a las organizaciones a replantearse sus estrategias operativas para reforzar su resiliencia y poder afrontar mejor cualquier crisis. Esto ha modificado muchas de las perspectivas y tendencias tecnológicas anteriores, y los expertos han elaborado una lista con las tendencias tecnológicas estratégicas que tendrán más influencia el año que viene.

Afrontar la crisis de la pandemia está suponiendo un aprendizaje casi brutal para muchas organizaciones, que se han visto obligadas a reaccionar de formas imprevistas para superar la falta de personal, el bloqueo de sus cadenas de suministro y otras dificultades que han ocasionado las medidas de confinamiento. Ante semejante disrupción las organizaciones están priorizando más que nunca las estrategias que refuerzan la resiliencia empresarial, lo que les permitirá enfrentarse en el futuro a posibles problemas como los vividos en las primeras etapas de la pandemia. Esto les está llevando a rediseñar sus políticas de inversión y, según los expertos de Gartner, de cara al año que viene apostarán por una serie de tecnologías estratégicas enfocadas a la resistencia operativa. En palabras de Brian Burke, vicepresidente de investigación de la consultora, “los CIO se esfuerzan por adaptarse a las condiciones cambiantes para componer el negocio futuro. Esto requiere plasticidad organizacional para formarse y reformarse dinámicamente”.

Ante esta situación, los expertos aconsejan a las organizaciones que tengan en cuenta una serie de tendencias tecnológicas estratégicas que les permitirán tener esa flexibilidad que necesitan. En su informe explica que, a medida que las organizaciones se sobreponen al impacto inicial generado por la pandemia, están pasando de una estrategia reactiva a una más proactiva. El objetivo es encontrar formas de protegerse frente a crisis imprevistas como la que se está produciendo este año, y que tendrá consecuencias a medio plazo. Para ello, deberían centrarse en las tres áreas principales que se están convirtiendo en tendencia este año, que son “la centralidad de las personas, la independencia de la ubicación y la entrega resiliente”.

Burke afirma que estas tres tendencias conforman “un todo que es más grande que sus partes individuales, y se enfocan en la demanda social y personal desde cualquier lugar para lograr una entrega óptima”. Tras analizar la situación actual, los expertos de Gartner han elaborado una lista de las principales tendencias operativas que guiarán a las organizaciones el año que viene para alcanzar estos objetivos.

Internet de los comportamientos

El progreso que está teniendo concepto de Internet de las Cosas está llevando a dar un paso más, y ahora se empieza a considerar a las propias personas como generadores de datos que pueden ser recogidos, procesados y aprovechados para generar información valiosa.

Este es el concepto de Internet del Comportamiento (IoB), que surge de los datos que recogen los dispositivos de uso personal, o los que monitorizan las actividades de las personas en diferentes entornos. IoB combina las tecnologías existentes que se enfocan en las personas, como el reconocimiento facial, la localización o el big data, y trata de conectar esa información con los comportamientos asociados a esos datos, entre ellos las tendencias de compra física o desde dispositivos. Estos datos también se pueden usar para la vigilancia, por ejemplo para monitorizar el cumplimiento con los protocolos de protección de la salud para combatir la pandemia.

Según Gartner, para finales de 2025 más de la mitad de la población estará sujeta a, al menos, un programa de IoB comercial o gubernamental. Aunque esta tecnología ya es posible, su aplicación genera conflictos éticos que deberán resolverse, lo que podría retrasar su aplicación a gran escala en ámbitos comerciales. Pero, por el momento, a partir del año que viene muchas organizaciones van a aplicarla para garantizar la protección de los empleados, monitorizando el uso de mascarilla con sistemas de visión artificial y vigilando la temperatura de los trabajadores con cámaras térmicas.

Experiencia total

Mientras que el año pasado Gartner acuñó el término de multiexperiencia para definir una de las tendencias tecnológicas estratégicas para 2020, este año ha evolucionado el concepto hacia lo que denomina Experiencia Total (TX). Este concepto define una estrategia que conecta la multiexperiencia con las disciplinas de experiencia de cliente, empleado y usuario, creando una experiencia unificada para todos los que intervienen en el negocio, alcanzando un nivel superior en lo que se refiere a la cultura empresarial.

Como explica Burke, se espera que las organizaciones que ofrezcan un verdadera TX superarán a sus competidores en las principales métricas de satisfacción. Esta tendencia hacia una experiencia total acabará integrando diferentes tecnologías, actuales y futuras, que intervendrán en la mejora de la experiencia del cliente, usuario y empleado, abarcando los entornos virtuales y los dispositivos móviles. Esto llevará a las organizaciones a apostar por tecnologías disruptivas que les permitan rediseñar el negocio y la cultura empresarial para fidelizar clientes y para retener el talento.

Computación para mejorar la privacidad

Las organizaciones se enfrentan a unas cada vez más estrictas regulaciones en materia de privacidad de datos, especialmente en regiones como Europa, y aunque para muchos no tiene nada que ver con la resiliencia empresarial, en los próximos años las organizaciones seguirán buscando formas de mejorar la protección de la privacidad y la seguridad de los datos que almacenan. Entre ellas destacan las tecnologías de computación dedicadas a la privacidad, que según los expertos de Gartner se habrán implementado en la mitad de las grandes organizaciones para 2025. Esto permitirá, entre otras cosas, trabajar con datos en entornos que no son de confianza, y en casos de uso de analítica de datos provenientes de distintas fuentes.

Nube distribuida

Como ocurre con las infraestructuras de centros de datos empresariales, el concepto de una nube centralizada está dando paso a un modelo más distribuido, en el que los datos y las aplicaciones se encuentran en diferentes ubicaciones. Esto permite mejorar la resiliencia y acelerar la entrega de servicios dentro y fuera de la organización, aunque la operación, la gobernanza y la evolución de los servicios seguirá siendo responsabilidad de un único proveedor de nube pública. Además, como explican los expertos de Garner, este concepto ofrece un entorno ágil para los escenarios que requieren una baja latencia, una mayor optimización de costos y, también, para los clientes que demandan recursos de computación en sus propias instalaciones, bajo una arquitectura de nube.

Las estimaciones de Gartner son que para 2025 la mayoría de plataformas de servicios en la nube ofrecerán al menos algunos servicios de nube distribuidos, cuya capacidad de computación se ejecutará en el lugar donde se prestan los servicios, ya sean oficinas, fábricas y otros entornos. En palabras de Burke, “la nube distribuida puede reemplazar la nube privada y proporciona una nube de borde y otros nuevos casos de uso para la computación en la nube. Representa el futuro de la computación en la nube”.

Operaciones ubicuas

El concepto de “Anywhere operations” contempla un modelo operativo de TI que permite ofrecer a los clientes lo que necesitan en cualquier lugar, habilitando la capacidad de teletrabajar y administrar la implementación de servicios comerciales en infraestructuras distribuidas. Según Gartner, no se trata solo del teletrabajo, sino que esta idea engloba el trato con los clientes a través de entornos virtuales, ofreciendo experiencias de valor añadido en cinco áreas principales. Estas son colaboración y productividad, acceso remoto seguro, infraestructura en la nube y el borde, cuantificación de la experiencia digital y automatización para ofrecer operaciones de soporte remoto.

Las investigaciones de Gartner revelan que para 2023, el 40% de las organizaciones habrá aplicado este concepto para ofrecer experiencias de clientes y empleados, tanto físicas como virtuales, optimizadas y combinadas.

Malla de seguridad

Para que cualquier persona pueda acceder a los activos de la organización de forma segura, independientemente de dónde se encuentre, es preciso adoptar lo que los expertos denominan “malla de ciberseguridad”. Esto permite desvincular la aplicación de políticas de la toma de decisiones de políticas, a través de un modelo de entrega en la nube, y también permite que la identidad del solicitante se convierta en la barrera de seguridad inicial.

Las estimaciones de Gartner son que para 2025 este concepto de malla de seguridad cibernética gestionará más de la mitad de las solicitudes de control de acceso digital en los entornos empresariales. En palabra de Burke, “la pandemia de COVID-19 ha acelerado el proceso de reconvertir la empresa digital, previsto para varios años. Hemos pasado un punto de inflexión: la mayoría de los conjuntos cibernéticos de las organizaciones se encuentran ahora fuera de los perímetros de seguridad física y lógica tradicionales. A medida que el concepto de Anywhere operations continúe evolucionando, la malla de ciberseguridad se convertirá en el enfoque más práctico para garantizar el acceso seguro y el uso de aplicaciones ubicadas en la nube y datos distribuidos desde dispositivos no controlados”.

Inteligencia componible

La capacidad de adaptarse a los constantes cambios es fundamental para garantizar la resiliencia empresarial, sobre todo en tiempos de crisis como los actuales, lo que está cambiando la forma de concebir la propia arquitectura de TI. Como explica Burke, los procesos de negocio estáticos que se han empleado tradicionalmente para maximizar la eficiencia están caducos, ya que son muy frágiles ante escenarios de cambio, como se ha revelado a raíz de la pandemia. En su opinión, “a medida que los directores de TI y los líderes de TI luchan por recoger las piezas, comienzan a comprender la importancia de contar con capacidades comerciales que se adaptan al ritmo del cambio empresarial”. De aquí surge el concepto de empresa componible inteligente, que se basa en una organización capaz de rediseñar con fluidez la toma de decisiones para acceder a mejor información y responder de forma más ágil a los cambios.

Esto contempla el uso de tecnologías como la automatización y la inteligencia artificial en apoyo a los procesos de toma de decisiones, lo que requiere una mayor adquisición, control y comprensión de los datos para obtener conocimiento. Así, Gartner afirma que los negocios componibles inteligentes serán la base de los nuevos modelos operacionales y comerciales, que permitirán desarrollar nuevos productos, servicios y canales.

Ingeniería de Inteligencia artificial

Actualmente, solo un 53% de los proyectos de inteligencia artificial pasan de la etapa de prototipo a la de producción, en parte porque los líderes de TI tienen dificultades para escalar sus proyectos de IA, ya que no tienen las herramientas necesarias para crear y gestionar la fase de producción de estas iniciativas. Para lograrlo necesitan una ingeniería de inteligencia artificial, que los expertos de Gartner definen como “una disciplina centrada en la gobernanza y la gestión del ciclo de vida de una amplia gama de modelos de decisión e IA operacionalizados”, por ejemplo, el aprendizaje automático y los gráficos de conocimiento.

Hiperautomatización

La última tendencia en tecnologías estratégicas que Gartner identifica para el año que viene y más allá es la hiperautomatización, un enfoque que se basa en identificar, examinar y automatizar rápidamente todos los procesos comerciales y de TI que sea posible. Afirman que este concepto ha progresado rápidamente desde que se declaró la pandemia, gracias a la estrategia de priorización de lo digital. Y esto ha llevado a que más del 70% de las organizaciones comerciales haya emprendido numerosas iniciativas de hiperautomatización. Y, según explica Burke, este es un camino sin retorno, ya que está convencido de que todo aquello que se pueda automatizar se automatizará.