Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Solo el 17% de las firmas que operan en Europa puede calificarse de "digitalmente madura"

  • Vídeos

Las empresas "digitalmente maduras" superan en productividad a otras entidades menos preocupadas por su nivel de desarrollo digital, presentan menos rotación de personal, cuentan con un crecimiento más continuado de su nivel de ingresos e invierten más en nuevos productos y servicios.

Solo el 17% de las firmas que operan en Europa puede calificarse de “digitalmente madura”, de acuerdo con el informe Building a Better Working Europe de EY. Para que una compañía adquiera esa denominación debe presentar tres factores: incluir la digitalización como parte de su estrategia, tener un director digital (Chief Digital Officer, CDO) o un director de tecnología de la información (Chief Information Technology Officer, CITO) e incluir la captación de talento como parte de su agenda de transformación digital.

El estudio sostiene que las empresas “digitalmente maduras” superan en productividad a otras entidades menos preocupadas por su nivel de desarrollo digital, presentan menos rotación de personal, cuentan con un crecimiento más continuado de su nivel de ingresos e invierten más en nuevos productos y servicios. Actualmente, los sectores más expuestos a la competencia y la innovación, como el de la tecnología y el de servicios financieros, se sitúan a la vanguardia en estrategias de digitalización.

Sin embargo, digitalizar un negocio no está resultando sencillo. El 40% de las empresas analizadas consideró complicado reclutar personal especializado en competencias digitales en el último año. En concreto, los resultados señalan que las debilidades de talento digital que más afectan a las compañías europeas se relacionan especialmente con la falta de conocimientos sobre Ciberseguridad e Inteligencia Artificial y Robótica (para el 48% de los consultados) y Big Data (para el 47%).

Otra de las conclusiones del informe se centra en la creciente desconexión entre las estrategias de transformación digital y las estrategias de Recursos Humanos. La encuesta concluye que sólo el 57% de las compañías europeas integra estrategias de talento dentro de su plan digital y tecnológico, mientras que más de un tercio de ellas no tiene en cuenta esta consideración.

Frente a esta desidia, muchas empresas deciden actuar llevando la transformación a cada uno de sus estratos. Así, un 89% de los encuestados declara que su firma oferta cursos de formación digital para antiguos y nuevos empleados, un 82% asegura que reevalúa sus oportunidades de desarrollo profesional para superar la debilidad de talento digital y un 80% declara que dirige las tareas de sus empleados hacia la digitalización y la mejora de su condición laboral, ofertándoles teletrabajo u horarios más flexibles. Asimismo, el 78% de las empresas asevera revisar y actualizar las capacidades de aprendizaje e, incluso, lanzar programas de formación en colaboración con centros educativos.

A pesar de estos esfuerzos, el estudio apunta a que la escasez de competencias digitales no presenta solución a corto plazo, ya que el mercado laboral no parece adaptarse lo suficientemente rápido a la transformación tecnológica. Al ser preguntadas por sus previsiones, el 38% de las empresas europeas piensa que se trata de un reto que empeorará en el futuro, solo un 10% cree que mejorará y un 50% opina que se mantendrá al nivel del último año.