Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

"Cada vez funcionan mejor las amenazas híbridas" (Josep Albors, ESET España)

  • Vídeos

Josep Albors, responsable de investigación y concienciación de ESET España, explica cuáles son las grandes tendencias de seguridad para 2020.

Hablar de tendencias de seguridad obliga a hablar de ransomware. Dice Josep Albors que ha habido un resurgimiento con respecto a lo que se ha visto anteriormente. “Ahora ya no es indiscriminado a usuarios”, sino que el ransomware se centra más en empresas, que son las que tienen más que perder y las que en ocasiones han tenido que pagar un rescate. “Estamos viendo campañas masivas que van contra esas empresas, incluso en nuestro país, y si no cambian las cosas, veremos más en el futuro”.  

Seguimos hablando de ransomware porque lo que se está detectando es una tendencia a asumir el pago del rescate. Dice Josep Albors que no hay que pagar, pero que en ocasiones “las empresas no cuentan con soluciones de recuperación ante desastres, ni backups, y ante la situación muchos se ven abocados a pagar o a cerrar el negocio”. No obstante, deja también claro el directivo que pagar no garantiza que se vayan a recuperar los datos y en ocasiones se incluye a la víctima en la lista de ‘buenos pagadores’.

Sobre la formación y concienciación al empleado para convertirlo en parte de la estrategia de seguridad, está de acuerdo Albors es que es una gran estrategia que debe ir acompañada de soluciones de seguridad.

“Huyo de los titulares”, dice Josep Albors cuando le preguntamos qué nos depara 2020 en lo que a seguridad se refiere. “Lo que veo en el laboratorio es que cada vez funcionan mejor las amenazas híbridas”, y explica que los ciberdelincuentes cogen piezas de malware que ya funcionan y añaden otras cosas para mejorar, por ejemplo su nivel de propagación, su efectividad, o incluso el nivel de ofuscación para poder permanecer activas el mayor tiempo posible; “hemos visto desde casos de ransomware mezclados con phishing, a casos de sextorsion mezcladas con amenazas dirigidas a móviles”.

En todo caso, le sigue sorprendiendo a Josep Albors que “amenazas aparentemente sencillas y que se supone que están superadas, no lo estén tanto”.