Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

CES 2020: El futuro le pertenece a la Inteligencia Artificial

  • Vídeos

La Inteligencia Artificial es la tendencia más importante de lo visto en CES 2020. Su aplicación, tanto en el hogar como en el mundo laboral, promete cambiar nuestra vida de forma radical. Desde ella se abren las puertas a propuestas de futuro tan increíbles como los chatbots con forma humana o la redacción sin teclado.

La semana pasada se celebró en Las Vegas CES 2020, el mayor evento tecnológico del mundo, un auténtico escaparate de productos y tendencias tecnológicas que marcarán a fuego nuestro futuro, tanto en el hogar como en la empresa. En lo tocante al segundo campo, es interesante pararse a cuestionar unos proyectos que tienen por objetivo transformar todos los sectores económicos mediante la inteligencia artificial, auténtica punta de lanza del futuro empresarial, por encima de la AR, la VR, 5G, la robótica o los dispositivos IoT. Una IA muy presente en áreas como la salud, la banca o la empresa.

Lo más novedoso de CES 2020, por tanto, lo encontramos en los nuevos chips de inteligencia artificial. Muchos de ellos desarrollados para las televisiones del futuro, ya que esta tecnología permite escalar automáticamente la imagen para llegar a la resolución 8K. Y no se trata de un escalado arbitrario, sino de un análisis de cada imagen para ser optimizada según las condiciones del entorno. 

En este ámbito, el de la imagen, también destaca la actualización de The Sero, un televisor de 43" con resolución 4K y capacidad para abrazar el formato vertical mediante un giro automático que realiza al emparejarse con un smartphone. En 2020, y en pleno apogeo de redes sociales como TikTok, la pantalla que gira automáticamente en vertical parece tener todas las papeletas para ser tendencia en el campo de la videoconferencia futura. 

Otra importante novedad de CES ha sido la presentación de dispositivos digitales de salud, incluidos relojes inteligentes, rastreadores de actividad física y dispositivos de monitorización de salud conectados, como monitores de presión arterial y pesas inteligentes. Se estima que la categoría de salud digital venderá 64 millones de unidades y generará un total de 10.000 millones de dólares este año.

Y si hablamos de futuro, tenemos que centrarnos en una rivalidad que promete dar mucho juego en los próximos meses. Es la que AMD le propone a Intel a la hora de suministrar procesadores. Sus nuevos AMD Ryzen 4000 lucharán contra los procesadores móviles Tiger Lake para conquistar un mercado muy goloso. 

No será el único frente abierto por Intel, que apuesta por un concepto de híbrido entre ordenador portátil y tablet llamado Horseshoe Bend. Se trata de un prototipo que tiene un panel plegable de 17,3 pulgadas que puede usarse en vertical, en horizontal, semiplegado o bien totalmente extendido gracias a una peana de su parte trasera. 

Y dos últimas propuestas futuristas para concluir. En primer lugar, los chatbots con forma humana. Hablamos del proyecto Neon, de Samsung, un chatbot animado e inteligente que habla todos los idiomas y que, de acuerdo a la marca, es capaz de aprender de nosotros, conseguir nuevas habilidades y evolucionar. La empresa asiática asegura que Neon ayudará a mejorar las interacciones que las personas tienen con ciertas tareas, como en el servicio de atención al cliente o los recordatorios durante una ponencia.

La otra propuesta de futuro proviene del diálogo entre la inteligencia artificial y las cámaras frontales de los dispositivos que plantea también Samsung. Su proyecto, aún en etapa de desarrollo, es conocido como SelfieType, y genera un mapeo de nuestros dedos que nos permite escribir en el aire como si lo estuviéramos haciendo sobre un teclado. El smartphone puede usarse en vertical u horizontal, y no proyecta absolutamente nada, ya que todo funciona de acuerdo al movimiento de nuestros dedos. Si el futuro de la redacción pasa por aquí, sólo el tiempo lo dirá.