Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

COVID-19 tendrá un impacto limitado en los sectores de telecomunicaciones y televisión de pago en 2020

  • Vídeos

El segmento móvil registrará en 2020 una ligera caída en el gasto debido a la bajada en ingresos por roaming durante la pandemia. Los servicios de datos fijos aumentarán un 2,9%, mientras que la televisión de pago se verá impulsada por el confinamiento y, a la vez, afectada por la recesión.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

El gasto mundial en telecomunicaciones y servicios de televisión de pago alcanzará casi los 1.600 billones de dólares en 2020, una disminución del 0,8% en comparación con 2019, según IDC. La consultora espera que la disminución continúe en 2021, pero en un grado algo menor.

Estos datos sitúan a la industria de telecomunicaciones como uno de los sectores más resistentes de la economía global durante la crisis de la COVID-19. Y es que, las medidas antipandémicas impuestas por muchos gobiernos, que han obligado a las personas a quedarse en casa y a reducir las interacciones cara a cara, han aumentado el consumo de estos servicios. Sin embargo, hay que señalar que el cierre de empresas, el aumento del desempleo, las actividades turísticas congeladas y la reducción del gasto de los consumidores en productos y servicios no esenciales también han tenido un impacto negativo en este mercado.

El segmento móvil, que pasa por ser el más grande del sector, registrará una ligera disminución en 2020 debido a los menores ingresos por cargos de roaming, así como la bajada de datos móviles. Unos números que contrastan con el gasto en servicios de datos fijos, que aumentará un 2,9% en 2020 por las mismas razones. En cuanto al gasto en servicios de voz fijos, la predicción señala una disminución continua, mientras que la voz IP fija sobrevivirá más tiempo, ya que el servicio se incluye en paquetes en la mayoría de los casos. Por último, los servicios de televisión de pago se verán impulsados por el confinamiento, pero también se verán afectados por la recesión económica, por lo que se espera que el gasto en esta categoría disminuya ligeramente.

En el contexto global, el gasto en servicios de telecomunicaciones disminuirá en todas las regiones geográficas. El mercado más grande, América, verá una pequeña disminución del 0,04%, mientas que Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y Asia / Pacífico (incluido Japón) se hundirán más, principalmente debido a la mayor audiencia sensible a los precios en los países de bajos ingresos de África y Asia. No se espera un crecimiento en EMEA o Asia / Pacífico antes de 2022, pues se cree que los usuarios de los mercados emergentes se mantendrán cautelosos a la hora de gastar durante algún tiempo.

Por tanto, resulta meridiano que la pandemia provocada por la COVID-19 ha cambiado algunas tendencias en el mercado global de servicios de telecomunicaciones. Los operadores se han adaptado rápidamente a los cambios forzados en el comportamiento del cliente y han dejado de lado temporalmente algunas prioridades anteriores. "A medida que la pandemia pone en suspenso o retrasa la revolución 5G, las tecnologías emergentes mantendrán el rumbo en estos tiempos inciertos", dijo Kresimir Alic, director de investigación del equipo de servicios de telecomunicaciones mundiales de IDC. "VoIP / UCaaS alojado, herramientas de colaboración, SD-WAN, IoT, junto con la optimización de la red y una mayor confiabilidad serán clave para que los consumidores y las empresas estén conectados durante estos difíciles días de pandemia y recesión global".