Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

4 pasos para construir una fuerza laboral adaptativa

  • Vídeos

COVID-19 ha acelerado drásticamente la transformación del puesto de trabajo, pero la pandemia es sólo un factor más en el paradigma de cambio actual. A ella se suman el riesgo empresarial, la automatización y el empoderamiento del trabajador.

Recomendados: 

Tecnología SD-WAN para potenciar el espacio de trabajo digital Leer 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar ondemand

Según Forrester, la pandemia mundial y la recesión económica han acelerado la transformación del puesto de trabajo en semanas. Desafortunadamente, la mayoría de los líderes y las estrategias de fuerza laboral de sus organizaciones no están preparadas para esta realidad acelerada. Para ayudarlos a construir una fuerza de trabajo adaptativa capaz de navegar y superar los próximos obstáculos, la consultora lanzó la Guía del Ejecutivo para el Futuro del Trabajo, con una autoevaluación rápida para las herramientas del futuro del trabajo.
 
Según la guía, la pandemia de coronavirus es un síntoma agudo de un conjunto más amplio de factores que ya estaban listos para alterar la forma en que trabajamos. Forrester destaca cuatro “shocks” en este contexto: el riesgo empresarial sistémico, la llegada de los robots y la automatización, el tsunami de datos de empleados y el poder/activismo de los trabajadores. Los cuatro pueden activarse y agravarse entre sí, creando urgencias en áreas de la organización tranquilas a priori.
 
Para estos cuatro “shocks”, Forrester entrega otras tantas recomendaciones:
 
1. Priorice la experiencia del empleado (EX) para generar empatía y profundizar el compromiso. La pandemia ha obligado a los ejecutivos a escuchar a los trabajadores y sintonizar con su sentimiento, carga de trabajo, bienestar y comunicación. Bien hechos, los programas de escucha crean empatía con los empleados y ayudan a alinear los recursos de la organización para satisfacer mejor sus necesidades.
 
2. Invierta en tecnologías modernas de gestión del capital humano (HCM) para mejorar los resultados. Según Forrester, el 90% de los empleados está dispuestos a permitir que los empleadores usen datos sobre ellos, pero sólo si se benefician de alguna manera. Las empresas que saben sacar partido a este hecho ven un crecimiento de ingresos un 6% mayor en promedio.
 
3. Explore el cociente de robótica (RQ) para guiar su enfoque hacia las tecnologías de automatización. RQ mide la capacidad de las personas y las organizaciones para adaptarse, colaborar e impulsar los resultados comerciales de la automatización y la inteligencia artificial. Las implementaciones de esta tecnología fallan porque los trabajadores y las organizaciones no la pueden integrar efectivamente en los procesos comerciales. La solución es invertir en personas, liderazgo y estructuras organizativas. Mayor RQ también se correlaciona con mayor EX.
 
4. Desarrolle una cultura centrada en el ser humano para optimizar cómo las organizaciones perciben y responden a las crisis. La pandemia ha dejado claro que los trabajadores quieren líderes capaces de proporcionar soluciones centradas en las personas. Los líderes impulsados por un propósito pueden crear un entorno donde los empleados pueden adaptarse rápidamente a cualquiera de los citados “shocks” a medida que continúan combinándose y afectando a las organizaciones. Los líderes en todos los niveles de la organización deben trabajar desde un conjunto común de valores que respalden el alto rendimiento.