Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

6 claves tecnológicas para el futuro laboral europeo

  • Vídeos

La incertidumbre económica está generando un mercado laboral europeo más dinámico. El auge de las tecnologías digitales creará nuevos trabajos según desaparecen otros empleos tradicionales.

Recomendados: 

Tecnología SD-WAN para potenciar el espacio de trabajo digital Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

2020 es un momento crucial para Europa. Hay una gran incertidumbre económica, se suceden los cambios tecnológicos y la pandemia perturba los entornos de trabajo existentes. Los datos de la última investigación de Forrester muestran que el mercado laboral europeo se volverá aún más dinámico por culpa de la eliminación de empleos y la escasez de habilidades, que conducirán tanto a mercados laborales en auge como a tierras baldías de trabajo.

En este contexto, la consultora ha destacado seis puntos clave para el futuro laboral continental.

Las tecnologías serán más relevantes: Los gemelos digitales y los robots juegan un papel importante en la fabricación; IA y blockchain son centrales para los servicios financieros; mientras que 5G será muy relevante para el sector de los medios. El impacto de las tecnologías en el mercado es una combinación de pérdida de trabajo, creación de empleos y transformación laboral.

El estilo de vida de los nómadas digitales influirá en las culturas laborales tradicionales: Está creciendo el número de trabajadores que adoptan un estilo de vida con independencia de la ubicación gracias a una tecnología que les permite viajar y trabajar de forma remota. Forrester estima que alrededor de 5 millones de estos nómadas digitales existían en todo el mundo a finales de 2019. En un mercado laboral posterior a COVID-19, los millennials se sentirán cada vez más atraídos por este estilo de vida.

Los empleados dependerán menos de una oficina corporativa: Para 2030, el trabajo a domicilio será la norma para la mayoría de los ejecutivos. En la UE, el porcentaje de empleados que ocasionalmente trabaja desde casa aumentó lentamente del 7,7% en 2008 al 9,6% en 2017. COVID-19 ha acelerado este cambio, y la deriva no nos volverá a llevar completamente al trabajo basado en la oficina.

La automatización abrirá oportunidades para la innovación: Las estimaciones sugieren que la automatización afectará del 15% al 50% de los trabajos, lo que conducirá a una evolución en el tipo de roles disponibles.

Los trabajadores menos calificados no desaparecerán: La cantidad de trabajos físicos estructurados disminuirá, mientras que los roles que requieren empatía e inteligencia emocional aumentarán. Pero si bien puede ser tecnológicamente factible automatizar una posición humana, no siempre será financieramente sensato hacerlo.

Los profesionales independientes y los autónomos se beneficiarán de una mayor protección social: El número de profesionales a tiempo parcial está aumentando en Europa, pasando de los 7,7 millones en 2008 a los 9,6 millones en 2015. Para crear un mercado laboral dinámico, los gobiernos de Europa deben encontrar el equilibrio entre la protección social para cada trabajador y la libertad de cada individuo.