Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La logística del ecommerce debe afrontar su digitalización

  • Actualidad

ecommerce envio

Solo 4 de cada 10 empresas dedicadas al transporte de mercancías están digitalizadas. La tecnología se convierte en un valor añadido para las empresas logísticas que buscan competir con las más grandes y diferenciarse.

El comercio electrónico acaba de entrar en uno de los periodos más importantes del año en lo que se refiere al volumen de ventas. Tras la vuelta al cole de septiembre arranca la campaña de Navidad, una campaña que cada vez empieza más pronto, debido al black friday y el cyber monday. Las tiendas online preparan sus estrategias con meses de antelación, pero, ¿y el sector logístico?

Que los consumidores apuesten cada vez más por realizar sus compras por Internet solo tiene consecuencias positivas para todos los implicados en la cadena de suministro, desde la tienda online hasta el usuario, pasando por el transportista. El ecommerce crece y la logística pasa por un gran momento. Pero como señala Furgo, el comercio y el transporte deben digitalizarse si quieren competir en las próximas campañas de consumo.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

“Se podría pensar que el horizonte está despejado, pero la realidad es que el sector del transporte de mercancías tiene mucho camino por andar, porque en un entorno en el que lo digital es clave, el logístico es uno de los sectores que más deficiencias presenta en este aspecto: solo 4 de cada 10 empresas están digitalizadas”, asegura Javier Sánchez-Marco, CEO y cofundador de Furgo.

El resto de compañías que no están digitalizadas trabajan subcontratadas para los grandes operadores. Su músculo es la flota y han dejado que le tecnología pase a un segundo plano, algo que para Sánchez-Marco no es una solución a largo plazo. “La tecnología se convierte en un valor añadido para las empresas logísticas que buscan competir con las más grandes y diferenciarse. Y con los comercios que quieren competir e incrementar sus ventas, pasa lo mismo”.