Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El arduo camino hacia una España disruptiva

  • Actualidad

España disruptiva

AUTELSI, con la colaboración de NUTANIX, presentó en Madrid un informe sobre digitalización en el sector público que pone sobre el tapete las tendencias y dificultades de varios tipos de organizaciones públicas en su camino a la digitalización. La nube, en sus diversas vertientes, aparece como la tecnología más importante en los albores de una nueva era digital.

Tradicionalmente se había instalado la idea de que las administraciones públicas son organizaciones inmovilistas que tardaban mucho en asumir como propia cualquier novedad. Pero después de asistir a la presentación del informe La utilización de infraestructuras en la nube en el sector público que la Asociación Española de Usuarios de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (AUTELSI) ha impulsado junto a NUTANIX, podemos afirmar que esto ya no es así. De hecho, algunas de ellas constituyen nodos de innovación o adaptación al cambio en los niveles más altos de vanguardia, aunque la situación es muy distinta entre entidades y siempre existen barreras, como la limitación de recursos de conocimiento, económicos y humanos.

El informe trata de explicar el estado de situación de las administraciones públicas y el grado de acogimiento de las nuevas tecnologías y fórmulas de trabajo que están en expansión mediante unos datos que muestran que la mayoría de las administraciones utilizan la nube, unas conscientemente y otras a través de los servicios albergados en infraestructuras de datos en nubes de terceros. El estudio refleja asimismo un distinto grado de penetración de las distintas modalidades de cloud (pública, publicada y/o híbrida). También una marcada variedad de servicios ejecutados, pues unos usos se limitan a aplicaciones accesorias y otros residencian en la nube aplicaciones de importancia capital para la organización en cuestión.

La muestra, como comentó Leandro Pérez Manzanera, presidente de AUTELSI, en el arranque del evento, "es especialmente significativa" al estar compuesta por 114 entidades públicas (7 entidades del Estado, 16 entidades autonómicas, 26 diputaciones provinciales y 1 Cabildo Insular, 49 ayuntamientos y 15 universidades públicas) y 9 entrevistas a especialistas. 

Los datos, eso sí, tuvieron un contrapunto en la introducción del experto en economía digital Andrés Pedreño Muñoz, quien desglosó un preocupante estado de la digitalización en Europa en lo tocante a la economía digital. Pedreño no se mordió la lengua al asegurar que en España "no hay referentes de tecnología". "No jugamos ningún papel relevante porque no somos disruptores. Para eso necesitamos una economía y una industria disruptoras. Y esto es imposible sin administraciones proactivas que introduzcan una buena educación digital. Una que apueste por el pensamiento computacional, ya que es el nuevo idioma global. Y esto debe tenerlo claro cualquier persona, con independencia de su profesión. No es una opción, es una obligación", sentenció. 

¿Qué esperanzas puede arrojar en este difícil contexto La utilización de infraestructuras en la nube en el sector público? Manuel Ortigosa Brun, responsable de AAPP-AUTELSI, y Javier Sierra, Investigador responsable del estudio, dieron las claves de un informe necesario para conocer nuestra situación dentro de un marco decisivo para el futuro de la nación.


1. PLANIFICACIÓN TECNOLÓGICA

Siete de cada diez Administraciones Públicas afirma disponer de un Plan de Modernización Tecnológica

- El 70,5% dispone de un plan de modernización.
- El porcentaje se eleva al 83,9% si se incluyen la Administraciones que lo tienen en previsión. 
- El 29,5% no dispone de un plan, pero algo menos de la mitad corresponde a quienes lo están elaborando.

Javier Sierra aseguró en este apartado que "la planificación es muy importante, pero que las organizaciones están encontrando en lo vertiginoso de los cambios una barrera".

Tres de cada cuatro planes de modernización incluye infraestructuras de datos en la nube

- El 25,3% no recoge la nube entre las previsiones de sus planes de modernización.
- De ellos, el 10,1% afirma que está prevista la nube aunque no conste en los planes, mientras que el 15,2% no lo tiene previsto de ningún modo.

Según Manuel Ortigosa, "estos datos positivos se deben a las ventajas que ofrece la nube: flexibilidad, adaptabilidad, capacidad de escalar, opciones de reducción de costes y posibilidad para aumentar la seguridad".


2. UTILIZACIÓN ACTUAL DE SERVICIOS EN LA NUBE

Siete de cada diez administraciones públicas dispone de infraestructuras tecnológicas en la nube

"Es un dato lo suficientemente representativo de cómo la nube, como solución tecnológica, está totalmente implantada. Es una tendencia progresiva. El 30% restante se irá sumando. De hecho, un 15% de este 30% ya tiene previsto abrazar esta tecnología", afirma Manuel Ortigosa.

Cuatro de cada diez dispone de servicios en nube privada

"Un 29% de los encuestados usa nube pública y un 16%, híbrida", añade Javier Sierra. Y subraya: "La suma total de los porcentajes no coincide porque muchas organizaciones usan al mismo tiempo nube pública y privada de forma separada. Probablemente en la empresa privada la nube pública tenga un uso mayor". 

El correo electrónico es el principal servicio en la nube

- E-mail, con un 42%, es el servicio más usado en cloud, seguido del alojamiento de la web y el almacenamiento (36%).
- Un 4,4% de los encuestados indica el uso de la nube para computación y programación.
- El 22,8% dispone de aplicaciones de gestión y desarrollo propio, y un 21,9% tiene la sede electrónica en la nube. 

"La observación principal es que se trata de servicios que no son críticos para la organización. Quizás porque estamos aún en una primera fase incipiente. Una vez que se genere confianza, se llevarán a la nube otros servicios más críticos", matiza Javier Sierra.


3. CONFIANZA Y ADAPTACIÓN

El 54% tiene más confianza en la nube privada

- El 22,1% confía más en la nube híbrida y un 16,7% en la pública. 
- En todos los tipos de administración, la nube privada es la que ofrece una mayor confianza con porcentajes iguales o superiores al 50%.

Javier Sierra lo explica así: "Por tipo de organización, se ve la privada como la que da más confianza, sobre todo para la Administración General del Estado, donde el porcentaje es del 71%. Y es que se tiende a dar confianza a lo que ya se ha usado y se conoce". 

El 61% de los encuestados indica que la nube híbrida se adapta mejor a sus necesidades
 
- El 25,4% indica la nube privada, un 7,0% opta por la pública y un 6,1% señala que ninguna.
- Esta preferencia se mantiene estable en todos los tipos de entidades públicas, destacando ocho de cada diez encuestados de las Comunidades Autónomas.

Sobre estos datos, Miguel Ortigosa señala: "Es un ejemplo de algunas de las contradicciones en la actitud de las organizaciones que usan por defecto nube privada. La decisión tiene carácter político, además del citado miedo al cambio, que frena lo que, en principio, parece la mejor alternativa".

Por separado, la nube privada es señalada con un alto nivel de adaptación

- Un 72% de los encuestados ven una fácil adaptación en la cloud privada, seguida de la híbrida con un 68%.

La seguridad se señala como la principal prioridad en las infraestructuras de datos en la nube

- La prioridad señalada en mayor proporción es la seguridad: 28,1%.
- La escalabilidad (18,7%) y el ahorro de costes (16,8%) son el segundo y tercer motivo.
- Con menores porcentajes se indica la flexibilidad (11,4%) las funcionalidades y versatilidad de las aplicaciones (11,2%), la agilidad (10,4%) y el acceso a mejoras e innovaciones (3,1%).

Manuel Ortigosa especifica que la seguridad "es lo que más se prioriza en la nube privada". "De hecho, se ha convertido en un elemento fundamental para elegir el uso de estas infraestructuras. En la pública, mientras, se prioriza el ahorro de costes. Aunque son datos matizables, porque en la privada también hay un consenso de que la nube pública da más seguridad", asegura.


4. BARRERAS
Los riesgos de seguridad son la principal barrera indicada para la utilización de la nube

- Una de cada cuatro respuestas señala los riesgos de seguridad (23,8%) y en segundo lugar la protección de datos (19,9%).
- El rendimiento y costes (19,0%) y la dependencia del proveedor (17,9%) son la tercera y cuarta barrera.
- Aparte se señalan las condiciones de contratación (15,4%) y la participación de un tercero (4,1%).

Javier Sierra: "Respecto a la protección de datos, hay preocupación por saber dónde está tu información. La recomendación es no tener tus datos fuera de la UE, ni siquiera fuera de España si estos son sensibles". 


5. PREOCUPACIONES SOBRE SEGURIDAD

El robo de datos y fraude es la principal preocupación sobre seguridad en la nube

- Sin embargo, los ciberataques obtienen un porcentaje muy similar (31,2%), seguido de los accesos no autorizados (28,9%).
- Un 7,1% considera que hoy en día los riesgos no son relevantes. 

En este apartado Javier Sierra aclara que los datos "no son una realidad, sino las percepciones de los encuestados". Mientras que Manuel Ortigosa subraya aquí "la mayor predisposición de las empresas para ir a la nube cuando los datos son financieros".


6. VOLUMEN CONEXIONES Y DATOS

- La mayoría de las entidades encuestadas se sitúa en un número de conexiones menor a 20.000 al mes.
- El volumen de datos mensual abarca una amplia variedad, desde 1GB hasta 100TB al mes.


7. INVERSÓN EN INFRAESTRUCTURAS EN LA NUBE

Ocho de cada diez encuestados invierte anualmente 250.000€ o menos en infraestructuras de datos en la nube. 

- Un 7,1% invierte anualmente más de un millón de euros.
- El tipo de nube no arroja tendencias respecto al volumen de inversión. 


8. CAMBIO CULTURAL Y TENDENCIAS

Los expertos inciden en el cambio cultural que exige la implantación de las infraestructuras de datos basadas en la nube. Esto genera un cambio de paradigma y, como tal, una resistencia frente al mismo.

En este sentido, y para concluir, Javier Sierra aseguró que "hay que superar la idea del control de los datos". "Limita la posibilidad de seguir avanzando", dijo al respecto. "También es importante la superación de un periodo inicial para ir introduciendo información cada vez más crítica. Esto redundará en una tendencia última, que es la extensión de una utilización de cloud más intensa y de mayor alcance", aseguró.