GAIA-X, una nube de datos soberana para Europa

  • Cloud

Gaia

Representantes de la política, los negocios y la ciencia de Francia y Alemania, junto con otros socios europeos, han creado la infraestructura de datos GAIA-X. Se trata de un sistema seguro y federado que cumple con los más altos estándares de soberanía digital mientras promueve la innovación en el continente. Este proyecto es la cuna de un ecosistema digital abierto y transparente, donde los datos y servicios pueden estar disponibles, recopilados y compartidos en un entorno de confianza.

Recomendados: 

La empresa impulsada por IA Leer 

¿Cuáles son las claves de las empresas líderes en IA? Webinar ondemand

GAIA-X es un proyecto iniciado en 2019 por los ministerios de economía de Francia y Alemania para construir una nube de datos soberanos europeos que, para octubre de 2020, podría mostrar los primeros resultados. Su objetivo es desarrollar una infraestructura de datos comunal para el viejo continente como respuesta a las preocupaciones sobre el control de los mismos tras la aprobación de la US CLOUD Act. de 2018. Y es que no está demás recordar que los principales proveedores de cloud pública para las empresas europeas son Amazon (47,8%), Microsoft (15,5%), Alibaba (7,7%) y Google (4%).
 
Parece obvia, pues, la necesidad de desarrollar este ecosistema digital abierto que permita a nuestras organizaciones, y a sus modelos comerciales, competir a nivel mundial. Un proyecto que pretende que las grandes inversiones en tecnología e innovación realizadas en Europa beneficien a sus impulsores, y que ello redunde en la creación de valor y empleo al fomentar tanto la soberanía digital del usuario como la escalabilidad de los proveedores europeos de cloud.
 
El sistema está descrito como descentralizado, con soporte Edge, Fog y Cloud, y pivota sobre siete puntos: 
 
Protección de datos europea
Apertura y transparencia.
Autenticidad y confianza
Soberanía digital y autodeterminación
Libre acceso al mercado y creación de valor europeo.
Modularidad e interoperabilidad.
Facilidad de uso
Orientada al mercado europeo
 
Abiertos a la participación
Entre las empresas que ya participan en esta plataforma se encuentran 3DS OUTSCALE, Docaposte, German Edge Cloud, Orange Business Services, Scaleway y T-System, SAP, Deutsche Telekom, Deutsche Bank, Siemens, Bosch y las francesas Atos y OVHcloud. Michel Paulin, CEO de ésta última, destacó la necesidad de encontrar “una alternativa a otros jugadores cloud estadounidenses o asiáticos” durante la presentación del proyecto. En esa misma línea, John Gazal, recientemente nombrado vicepresidente para Sur de Europa, ya destacó en febrero de este año la necesidad de un proveedor europeo que “marque el ámbito legistlativo de la protección de datos y nos proteja del Patriot Act estadounidense”.
 

Desde el país de las barras y las estrellas, lógicamente, miran con recelo esta operación, y la catalogan como un posible intento de poner barreras no arancelarias en el camino de las compañías no europeas para otorgar participación de mercado a proveedores locales que no han logrado presencia por sus propios méritos. Paulin, sin embargo, defiende la “necesidad de una oferta cloud en Europa basada en nuestros valores: transparencia, reversibilidad, apertura, protección de datos y seguridad de los mismos”. “Esta movilización posibilitará a los usuarios sacar el máximo partido de su información, desde la infraestructura hasta los servicios de software. Un enfoque que nos permitirá hacer frente a los grandes desafíos que se derivan de la revolución digital: en torno a los datos de salud, la transformación ecológica y la industria 4.0, garantizando la confianza, resistencia y soberanía de esta información”, afirmó.

¿Cómo funciona GAIA-X?
Los servicios federados proporcionan valor si se basan en estándares comunes que aseguran la transparencia y la interoperabilidad. GAIA-X aborda este requisito alineando proveedores de red e interconexión, así como proveedores de soluciones en cloud (CSP), computación de alto rendimiento (HPC) y sistemas de nubes y de borde específicos de cada sector. Con todo ello se desarrollan mecanismos para buscar, combinar y conectar servicios que permitan un ecosistema de infraestructura fácil de usar. Algo que GAIA-X consigue al identificar los requisitos técnicos mínimos para operar su ecosistema en las siguientes áreas:
 
1. Identidad federada segura y mecanismos de confianza (seguridad y privacidad por diseño).
 
2. Servicios de datos soberanos que aseguran la identidad de la fuente y el receptor.
 
3. Fácil acceso a los proveedores, nodos y servicios disponibles. Los datos se proporcionarán a través de catálogos federados.
 
4. La integración de estándares existentes para asegurar la interoperabilidad y portabilidad a través de infraestructura, aplicaciones y datos.
 
5. El establecimiento de un marco de cumplimiento y servicios de certificación y acreditación.
 
6. La contribución de una compilación modular de software y estándares de código abierto para ayudar a los proveedores a ofrecer una infraestructura segura, federada e interoperable.
 

 

Juntos por una infraestructura de datos europea

El proyecto cuenta para su desarrollo con las ventajas que un continente como Europa te puede dar, como la diversidad de ofertas o las fuertes estructuras descentralizadas adecuadas para pequeñas y medianas empresas. Este contexto ayuda a vincular las numerosas inversiones en tecnologías digitales de manera transparente, y la apertura a iniciativas nacionales y europeas con objetivos similares a los de GAIA-X le da a la propuesta un fuerte impulso para la cooperación continental. Así, se espera que un total de 22 compañías europeas participen en el proyecto inicialmente, a las que se sumarán posteriormente 100 empresas e instituciones académicas de 17 países distintos, incluidas organizaciones no europeas, como ya ocurre con HPE.
 

El proyecto redundará en la creación de empleo al fomentar la soberanía del usuario y la escalabilidad de los proveedores europeos de cloud

 
GAIA-X desde la perspectiva del usuario
GAIA-X busca brindar a los beneficiarios el acceso a una amplia y muy útil gama de productos y servicios especializados de proveedores en la nube que permita el uso de soluciones personalizadas. En este contexto, la movilización ofrece total transparencia a través de la autodescripción, proporciona protección de datos certificada y criterios reglamentarios para los productos y servicios ofrecidos. La claridad de las condiciones para la participación y las reglas comunes en la autenticación entre las empresas y la gestión del acceso fortalecen el nivel de confianza y reducen los obstáculos a la participación, así como la cantidad de trabajo involucrado en la coordinación bilateral entre usuarios individuales. 
 
Un provecho adicional importante de GAIA-X es la garantía de la citada soberanía de los datos, que posibilita a cada beneficiario decidir por sí mismo dónde se almacena su información, así como quién puede procesarla y con qué propósito. En ese sentido, el proyecto consiente soluciones modulares. Además, los usuarios también pueden acceder a aplicaciones de IA y a grupos de datos a través de la infraestructura. 
 
Diversos casos de uso
La transferencia de esta información, según las reglas de estandarización, puede intercambiarse entre las empresas, vincularse con otros datos, procesarse, evaluarse y monetizarse en redes de creación de valor. Todo ello tiene como objetivo promover innovaciones, explotar sinergias y permitir que se desarrollen y amplíen nuevos modelos de negocio, como los más de 40 casos de uso en ocho dominios ('Industria 4.0 / PYME', 'Salud', 'Finanzas', 'Sector público', 'Vida inteligente', 'Energía', 'Movilidad' y ' Agricultura') ya presentados. Estos vienen de varias empresas y organizaciones de países europeos, incluidos Alemania, Francia, Países Bajos, España y Suiza. 
 
El objetivo final, pues, es lograr unos beneficios comunales a través de una movilización amplia y sostenida desde la perspectiva del usuario y la demanda. Algo ligado a la identificación continua, la integración, el desarrollo y la implementación de casos de uso de dominio específico desde esta novedosa infraestructura de datos soberana y europea.