Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Es pronto para invertir en Edge Computing?

  • Infraestructura

Dinero inversión

Al menos, así opina un buen número de compañías de inversión, que se han dado cita en el evento Edge Congress 2018, celebrado este mes. Consideran que estamos en las primeras fases de desarrollo del concepto de computación en el borde, y que todavía es temprano para volcar grandes recursos en este tipo de infraestructura y en las empresas centradas en este nicho.

La computación distribuida, o computación en el borde, se postula como el mejor esquema de infraestructura TI para afrontar los retos del almacenamiento y procesamiento de datos para despliegues de IoT, Smart Cities, vehículos conectados y otras tecnologías emergentes que se sitúan cerca de los destinatarios de los servicios. Pero estas y otras tendencias tecnológicas están aún en las fases iniciales de su desarrollo y pocas empresas operan empleando centros de datos Edge en sus instalaciones. Además, son pocos los fabricantes embarcados en el diseño de hardware y software pensadas para la infraestructura Edge, y no existe aún la suficiente demanda como para generar una competencia que impulse el sector. Por ello, los expertos e inversores reunidos en este congreso han recomendado cautela a la hora de invertir en este negocio, ya que opinan que aún faltan varios años para que merezca la pena apostar por las empresas que se están enfocando en este nicho.

Por otro lado, ya existen algunas compañías dedicadas especialmente a esta tecnología, y la mayoría ha sido financiada a través de ciertas empresas de capital privado y otros inversores, entre los que se cuentan algunas empresas de telecomunicaciones y organizaciones que invierten en el sector inmobiliario especializado en torres y antenas de comunicaciones inalámbricas. Estos pocos fabricantes son los pioneros en el concepto computación Edge, y los inversores que les han costeado su desarrollo son quienes más riesgo asumen al apostar por un mercado emergente como este. Pero, mientras las grandes firmas de capital se resisten aún a dar el paso, los inversores que ya se han metido en este nicho y las compañías a las que respaldan se han convertido en la punta de lanza de una tecnología que, según todos los indicadores, será vital para el desarrollo de la sociedad de la información en la próxima década.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Pero, de momento, los expertos reunidos en este congreso afirman que todavía no hay un modelo de negocio identificable, y que ninguna de estas empresas tiene ingresos en los que se pueda invertir. Según la opinión de expertos en inversión como Jonathan Atkin, Director Gerente de RBC Capital Markets, el desarrollo del modelo de negocio es clave para definir las oportunidades. Además, dijo que los inversores están observando este entorno y tomando conciencia de algunas de las empresas especializadas en computación Edge que están recibiendo inversiones privadas. Sobre estos movimientos de capital opina que “se sembrarán muchas semillas”, pero que es preciso que se resuelva la cuestión de “quién paga qué a quién en estos centros de datos en el borde”.

Por su parte, los operadores de centros de datos están mostrando cada vez más interés en este, por ahora, nicho de mercado. Entre ellos, los que operan a nivel regional en numerosos países ven posibilidades en esta infraestructura de vanguardia, que podría sostener las operaciones TI de gobiernos locales, industrias automatizadas y empresas, y proporcionar cobertura de internet y servicios TI a regiones aisladas. Pero, para que esto sea verdaderamente efectivo, numerosas voces autorizadas apuntan a que será preciso que antes se desplieguen las futuras redes de comunicaciones 5G.