Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Más núcleos para los procesadores de categoría empresarial

  • Infraestructura

Procesador tecnologia 3 generica

El fabricante Intel acaba de presentar la nueva generación de procesadores escalables Intel Xeon, una evolución muy esperada por la industria de TI. Con estos nuevos chips elevará la cantidad de núcleos a 56, incrementando la capacidad de procesamiento de las plataformas informáticas, algo que la industria lleva tiempo esperando y cuyo retraso ha limitado mucho la expansión del mercado de servidores.

Es innegable que la industria de TI depende en gran medida de las tecnologías aportadas por el fabricante Intel, responsable de los procesadores más utilizados en servidores y otras plataformas de computación de nivel empresarial. Y en los últimos tiempos la industria ha sufrido de una escasez de nuevos modelos, y de un relativo estancamiento en las capacidades de estos chips. Sobre todo en lo que se refiere al multiprocesamiento, para lo que se requieren más núcleos en cada procesador. 

A pesar de ello, los Xeon escalables han mantenido su supremacía en la industria de la computación, chips capaces de mantenerse funcionando a pleno rendimiento durante toda su vida útil. Estas plataformas son el corazón de ĺos servidores y las workstation empleadas en diferentes industrias, pero su actualización ha sido demasiado lenta. Especialmente en lo que se refiere a la cantidad de núcleos de procesamiento independientes en cada chip. 

Y en la era en la que las aplicaciones de alto consumo de datos y procesamiento de alto nivel están proliferando con rapidez, las empresas demandan soluciones que les permitan acometer las tareas más complejas con agilidad y precisión, por ejemplo la analítica en tiempo real o la inteligencia artificial. Con la lenta evolución de los procesadores Xeon, otras marcas han conseguido posicionar sus chips en primera línea de la infraestructura para aplicaciones emergentes de alto consumo de recursos, como el aprendizaje automático y otras ramas de la inteligencia artificial.

Ejemplos de ello se pueden ver en las nuevas plataformas de Nvidia, marca que ha apostado con todas sus fuerzas por los equipos destinados a las plataformas de inteligencia artificial. Mientras tanto, Intel parecía haberse dormido en los laureles, pero ahora, por fin, acaba de lanzar su nueva generación de procesadores Xeon escalables. Estos chips no alcanzan la cantidad de núcleos de procesamiento de las GPU de Nvidia, pero tiene una capacidad enorme para procesar grandes cantidades de información en procesos paralelos.

Esto permitirá elevar el rendimiento de los servidores y otras plataformas de computación a un nuevo nivel, algo que tendrá un efecto importante en toda la industria TI. Los equipos que integren estos chips contarán con 56 núcleos por procesador, que además cuentan con aceleración para el entrenamiento de la inteligencia artificial y la inferencia, una característica fundamental en las plataformas dedicadas a esta tecnología emergente, que en los próximos años moverá gran parte de las ventas de la infraestructura TI de alto rendimiento.

Además, estos chips proporcionarán el doble de ancho de banda de memoria, por lo que se podrán potenciar con configuraciones de DRAM superiores. Asimismo, contarán con tecnologías para ala aceleración del aprendizaje profundo, que incrementarán la capacidad de los equipos de computación empleados para las tareas más complejas de IA.