Nace un nuevo sistema de computación neuromórfica

  • Infraestructura

Intel_Computacion_Neuromorfica_2

El fabricante Intel acaba de presentar su última plataforma de computación neuromórfica denominada Pohoiki Springs, que proporciona hasta 100 millones de neuronas artificiales con un consumo energético reducido. Esto supone un gran salto en esta revolucionaria tecnología, que potenciará las plataformas de computación de alto rendimiento que se utilizan para las aplicaciones informáticas más exigentes, para las redes de inteligencia artificial y para otras formas de informática distribuida de nueva generación.

Uno de los movimientos más audaces del fabricante de procesadores Intel es su apuesta por la computación neuromórfica, una tecnología que pretende emular en cierto sentido las capacidades de la estructura neuronal humana, altamente interrelacionada y distribuida. Este avance tiene como objetivo aumentar la capacidad de procesamiento complejo de información en varios órdenes de magnitud, valiéndose de una nueva forma de interacción entre diferentes núcleos de procesamiento que actúan como “neuronas digitales”.

En este sentido, la compañía presentó anteriormente una plataforma denominada Loihi, que constituyó el primer chip neuromórfico verdaderamente funcional creado por la marca. Y ahora acaba de lanzar Pohoiki Springs, un nuevo sistema que cuenta con hasta 100 millones de estas “neuronas artificiales”. Gracias a ello proporciona una capacidad que se más de 750 veces superior a la plataforma anterior, con un consumo eléctrico inferior a 500 vatios.

Según han afirmado en su anuncio, este sistema basado en la nube estará disponible para los miembros de la Comunidad de Investigación Neuromórfica de Intel (INRC), permitiéndoles resolver problemas más complejos en un tiempo mucho menor. Como dijo Mike Davies, director del Laboratorio de Informática Neuromórfica de Intel, “el sistema permite a nuestros socios de investigación explorar formas de acelerar cargas de trabajo que se ejecutan lentamente en las arquitecturas convencionales actuales, incluyendo sistemas de informática de alto rendimiento (HPC).

En su anuncio describen esta plataforma como un sistema compuesto por 768 chips Loihi en un chasis con el tamaño de cinco servidores estándar, constituyendo el mayor sistema de informática neuromórfica creado por la marca hasta ahora. Gracias a ello, está adaptado a las arquitecturas de racks de centros de datos, y en un futuro podría instalarse en instalaciones de terceros, aunque por ahora permanecerá en sus instalaciones, al servicio de sus socios a través de su plataforma de investigación basada en la nube.

Otros detalles que ha publicado su creador son que Pohoiki Springs logra elevar la capacidad neuronal de su chip Loihi hasta el nivel del cerebro que puede tener un mamífero pequeño, sentando las bases de una nueva forma de computación que en el futuro será fundamental para el avance de tecnologías como la IA. Por ahora, esta tecnología se encuentra en fase de investigación, y afirman que no tiene como objetivo sustituir a la informática convencional, sino servir como herramienta para el desarrollo de la futura informática neuromórfica, que sí tiene el potencial para alterar las propias bases de la computación como la entendemos actualmente.