Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El año que viene aumentará el mercado de chipsets para inteligencia artificial y la informática heterogénea

  • Infraestructura

chip procesador

En opinión de los expertos, 2020 será un año muy bueno para los fabricantes de chipsets personalizados para el uso con la inteligencia artificial y el machine learning, que verán un incremento en sus ventas. Además, también cobrarán más importancia las soluciones de computación heterogénea, basadas en chips como los FPGA, las GPU o los procesadores digitales.

Uno de los campos en los que las diferentes ramas de la inteligencia artificial están generando un efecto disruptivo es el de la computación, ya que cada tipo de inteligencia artificial está abierta a la utilización de soluciones de lo que se conoce como informática heterogénea. Esto se refiere a plataformas de computación basadas en una combinación de tecnologías de procesamiento y cálculo avanzado, en vez de recurrir únicamente a una de ellas, que suele ser la de los clásicos procesadores CPU (Central Processing Unit).

Con la expansión de la inteligencia artificial se plantean numerosos casos de uso, con requisitos de computación diferentes y que abren las puertas a diferentes combinaciones de tecnologías en una única plataforma heterogénea. Estas pueden combinar las clásicas CPU con otros tipos de chips, como son los procesadores de matrices de puertas de campo programable (FPGA), procesadores gráficos (GPU), chips aceleradores de hardware o procesadores de señales digitales (DSP). La mayoría de estas tecnologías no son nuevas, pero en muchos casos no es común integrarlos en una única plataforma.

Los expertos de la firma de investigación ABI Research afirman que en 2020 la informática heterogénea. En palabras de Lian Jye Su, analista principal de inteligencia artificial y aprendizaje automático de ABI Research, “los marcos de la próxima generación y de IA y Machine Learning (ML) serán multimodales por naturaleza y pueden requerir recursos informáticos heterogéneos para sus operaciones. Los principales jugadores, incluidos Intel, NVIDIA, Xilinx y Qualcomm, presentarán nuevos tipos de conjuntos de chips coronados por aceleradores de hardware para abordar los nuevos casos de uso”.

Añadió que “Los proveedores de estos chips dejarán de ofrecer paquetes de software patentados y comenzarán a adoptar enfoques abiertos de Kits de Desarrollo de Software (SDK) y de Interfaz de Programación de Aplicaciones (API) para sus herramientas, a fin de simplificar la complejidad de la tecnología para sus desarrolladores y ayudarlos a enfocarse en la construcción de algoritmos eficientes para las nuevas aplicaciones de IA y ML”.

A la vez que la informática heterogénea se va a beneficiar de la expansión de la IA el año que viene, los analistas de ABI Research afirman que el mercado de chipsets diseñados específicamente para la inteligencia artificial también va a ver un incremento de sus cifras. Concretamente, esperan que los envíos de chipsets de IA pensados para su uso en la nube aumentarán hasta 1,4 millones de unidades y, en total, llegarán al mercado unos 330 chipsets de inteligencia artificial de última generación, generando unos ingresos de unos 9.000 millones de dólares.

Estas tendencias se notarán en todos los mercados de dispositivos e infraestructuras específicamente diseñados para la inteligencia artificial, que van a alcanzar un nivel de desarrollo en 2020 muy superior al que se ha visto hasta ahora. Los proveedores de tecnología encontrarán nuevas e interesantes oportunidades en este mercado emergente, que en la próxima década podría alcanzar un gran volumen en todo el mundo.