Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los proveedores cloud se adentran en el mercado de juegos online

  • Negocios

gamer videojuego

El entorno gaming se prepara para una futura revolución que vendrá de la mano de la nube, con nuevos servicios de juego por streaming que competirán ferozmente con el mercado de consolas, PCs y dispositivos para juegos. Esto está llevando a los principales proveedores cloud a invertir en nueva infraestructura TI pensada para satisfacer la elevada demanda de recursos de estas aplicaciones.

Un reciente informe de la firma de investigación IHS Markit, denominado Next Generation Cloud Gaming, señala que los principales proveedores de la nube se están preparando para la irrupción de la próxima generación de juegos por streaming, lo que supone hacer importantes inversiones en infraestructura TI y de redes de alta velocidad. Las empresas que están iniciándose en este nuevo mercado son Microsoft, Tencent y Google, aunque hay otras. De hecho, Google acaba de anunciar la creación de una nueva plataforma de juegos online llamada Stadia, a la que va a destinar grandes recursos técnicos con un importante respaldo económico, y que pretende lanzar a lo largo de este año.

Este es un movimiento inteligente ya que, según IHS Markit, el gasto de los consumidores en suscripciones a juegos online llegó hasta los 234 millones de dólares en 2018 y se prevé que crezca hasta 1.500 millones en 2023. Y, aunque ahora muchas de estas suscripciones están vinculadas a las plataformas de videojuegos basadas en videoconsolas, este modelo va a sufrir una fuerte competencia de nuevos servicios no vinculados al hardware. En palabras de Piers, Harding-Rolls, director de investigación y análisis de juegos de IHS Markit, “La diferenciación competitiva en la próxima ola de servicios de juegos en la nube se centrará en dos áreas clave: la infraestructura en la nube y el contenido”.

Añadió que “Microsoft está bien posicionado en estas dos áreas críticas. Tiene acceso fácil a sus propios centros de datos en la nube de Azure ubicados en todo el mundo, además de que cuenta con una sólida cartera de contenido para su próximo servicio de juegos en la nube”. Además, IHS Markit indica que hay muchas otras compañías que están adentrándose en este mercado emergente, entre ellas los proveedores de telecomunicaciones, y las compañías de tecnología y de medios.

Y todos ellos tienen en común que necesitan una infraestructura TI dedicada a las elevadas exigencias que planteará la expansión de las nuevas plataformas de juego online. Las estimaciones de IHS Markit son que el mercado de contenidos de juegos y servicios asociados alcanzó un valor de 128.000 millones e 2018, una cifra que podría crecer de forma significativa con la introducción de las nuevas plataformas de juego por streaming. Esto abarca desde la creación de los propios juegos al consumo final de los usuarios.

Según Harding-Rolls, “Los proveedores de servicios en la nube ya ofrecen herramientas basadas en la nube a los desarrolladores de juegos”. Y añadió que “Estar activo en los juegos en la nube les permite a los proveedores de servicios en la nube sinergizar sus inversiones en infraestructura con sus contenidos y servicios orientados al consumidor. A medida que el impulso se construye detrás de un mercado de juegos en la nube revitalizado, los proveedores de servicios en la nube reconocen el potencial disruptivo de la tecnología y su ventaja competitiva en la infraestructura de la nube”

La disrupción que supondrá la llegada de nuevas plataformas como la que acaba de lanzar Google ya está impulsando una tendencia entre los gigantes de la nube que les lleva a implementar nuevas tecnologías adaptadas a las especiales exigencias de los juegos, en materia de cómputo, inteligencia artificial, amplio ancho de banda y baja latencia, que impactarán a su vez en los mercados de infraestructura como las nuevas plataformas de computación de alto rendimiento, el almacenamiento de estado sólido basado en NVMe y las redes de datos de alta velocidad con sistemas de administración definidos por software.