Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El conflicto comercial EEUU-China está pasando factura a los proveedores de tecnología

  • Negocios

Estados Unidos China

La Administración de estados Unidos continúa endureciendo sus medidas contra los fabricantes de tecnología de China, en un intento por proteger la supremacía de sus empresas en el sector tecnológico. Pero esto está teniendo consecuencias para los propios fabricantes y proveedores, ya que la incertidumbre generada por este conflicto está afectando a las ventas de las empresas americanas.

En estas fechas algunos de los principales proveedores de tecnología están publicando sus cifras correspondientes al segundo trimestre de 2019, y en muchos casos están siendo inferiores a sus previsiones y a las de los accionistas, lo que deja un panorama difícil en diferentes mercados tecnológicos. Al margen de las particularidades financieras, la competitividad y la posición en el mercado de cada fabricante y proveedor norteamericano, muchos responsables apuntan a que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China es en gran parte responsable de sus malos resultados.

Y lo cierto es que los nuevos aranceles establecidos por la Administración de Estados Unidos a los productos manufacturados en China, y las restricciones que ha impuesto a ciertas empresas del país, están elevando la tensión, afectando al mercado tecnológico en general. Su intención es reforzar la industria norteamericana, pero las cifras de algunas grandes marcas del país están viéndose afectadas por una débil demanda que no se justifica solamente por los tradicionales ciclos de actualización tecnológica.

Mientras tanto, las industrias que tradicionalmente han afincado sus cadenas de producción de productos electrónicos en China están iniciando una migración a otros países, lo que también está afectando a sus negocios internacionales. A pesar de que el gobierno estadounidense afirma que esto será beneficioso para su país, es difícil predecir si se logrará este objetivo a medio plazo, ya que por ahora el mercado está revuelto. Y, a pesar de las recientes necesidades tecnológicas de las empresas en proceso de digitalización y del crecimiento del sector de los centros de datos, los mercados de infraestructura TI empresarial están resintiéndose.

Las ventas de servidores, plataformas de almacenamiento y otras tecnologías clave para la infraestructura de empresas y centros de datos se han recortado. Y desde principios de año las previsiones de los analistas han ido empeorando, señalando un retraso en la recuperación de mercados tecnológicos clave. Por ahora, las cifras de algunas de las principales empresas norteamericanas del sector han sido inferiores a lo previsto, y los accionistas no están muy contentos con la situación.

Esto muestra que las condiciones desfavorables impuestas al comercio con China perjudicarán a las empresas tecnológicas norteamericanas con importantes cuentas en el país asiático, ya que se reducirán sus ventas y, por consiguiente, sus beneficios. Mientras tanto, la industria China se esfuerza por independizarse de los proveedores extranjeros, especialmente los norteamericanos, pero es un proceso a largo plazo con numerosas trabas. Sobre todo, porque algunas tecnologías clave provienen precisamente de los fabricantes de Estados Unidos, como los de procesadores y determinadas tecnologías de semiconductores que, por ahora, no se fabrican dentro de China.