Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevos casos de uso impulsan la venta de cámaras de videovigilancia

  • Negocios

camara vigilancia

La inteligencia artificial y la analítica están irrumpiendo en el campo de la videovigilancia, añadiendo nuevas e interesantes capacidades que están acaparando el interés de las empresas. Gracias a ello los expertos pronostican que el mercado de este tipo de cámaras va a crecer de forma saludable en los próximos años, pudiendo alcanzar un valor de 44.000 millones para el año 2025.

Recomendados: 

Tecnología SD-WAN para potenciar el espacio de trabajo digital Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar ondemand

La vigilancia clásica mediante circuitos cerrados de cámara está en franca extinción, ya que en la era digital las cámaras pueden ofrecer mucho más en términos de conectividad y calidad de imagen, pero con la llegada de la analítica de imagen y las aplicaciones inteligentes, las posibilidades se han multiplicado. Así, muchas empresas están abandonando los sistemas tradicionales para implementar nuevas infraestructuras de videovigilancia inteligente, impulsando un mercado que todavía está lejos de tocar techo.

Según muestra la última investigación de la consultora IDC, una vez que pase la crisis de la pandemia el mercado de cámaras de vigilancia va a crecer rápidamente hasta el año 2025. Sus estimaciones son que en estos años su valor va a crecer a una tasa interanual compuesta (CAGR) de casi el 13%, llegando hasta unos 44.000 millones de dólares para final del período. En opinión de Mike Jude, director de investigación de la práctica de videovigilancia y aplicaciones de visión de IDC, “el crecimiento de la cámara de videovigilancia está siendo impulsado por la adopción de sistemas de cámaras inteligentes y de las aplicaciones de análisis de video que habilitan estas capacidades”.

Por ello, afirma que “aunque el mercado ha visto una disminución a corto plazo impulsada por los impactos de COVID-19, las perspectivas a más largo plazo serán impulsadas por el uso creciente de la videovigilancia en la aplicación de la ley y la seguridad física”. Y los analistas destacan que este mercado va a influir también en otros que tienen una estrecha relación, como son los de aplicaciones de analítica en tiempo real, los de infraestructura de almacenamiento, comunicaciones y computación perimetral o los vinculados al cumplimiento normativo o la propiedad intelectual, dada la sensibilidad de las imágenes en lo que se refiere a la protección de datos.

Otros datos a tener en cuenta en este informe son que el mercado norteamericano liderará el sector, ya que concentra el mayor volumen de compradores de cámaras, pero estará seguido de cerca por China. Además, en IDC destacan el peso de las cámaras de videovigilancia de consumo en el mercado global, que actualmente representan el 32% del total, y que podrían seguir creciendo gracias al avance de las aplicaciones del hogar digital. Por otro lado, señalan que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, que supone el veto en norteamérica para muchos fabricantes del país asiático, no ralentizará el mercado, sino que propiciará el avance de los fabricantes pequeños a ambos lados de esta frontera comercial.