6 tendencias en protección y gestión de datos para 2022

  • Seguridad

seguridad proteccion datos

Las empresas en proceso de digitalización acumulan cada vez más datos y se enfrentan a nuevos desafíos para gestionarlos y protegerlos contra las amenazas cibernéticas. Tras acelerar su proceso de transformación durante los últimos dos años, las organizaciones están adoptando estrategias más evolucionadas para abordar los retos del futuro, y este año se guiarán por una serie de tendencias que les permitirán aprovechar mejor los datos y mejorar su seguridad.

Recomendados: 

Tendencias de ciberseguridad 2022. La ciberinteligencia entra en escena Webinar

Tendencias tecnológicas de alto impacto para tu negocio Leer 

En el contexto de la pandemia las empresas han acelerado la transformación digital, aumentando la cantidad de información que manejan a muchos niveles. Administrar estos datos y protegerlos se ha convertido en un desafío cada vez mayor y los responsables de TI han adquirido conciencia de su importancia para el futuro del negocio. Los expertos de Commvault destacan cuáles serán las seis tendencias principales en el ámbito de la gestión y protección de datos a partir de 2022.

Inversión tecnológica más inteligente

Pasada la etapa en la que las empresas contuvieron al máximo el gasto de capital, los presupuestos de que disponen para tecnología todavía son exiguos, y en 2022 los directivos y líderes de TI deberán ponerse de acuerdo para definir las prioridades de inversión. En el ámbito de la gestión y protección de datos buscarán realizar inversiones más inteligentes, adoptando soluciones como servicio con el fin de pagar solo por lo que realmente necesitan y van a utilizar. Y continuará la migración de cargas de trabajo hacia la nube pública para acelerar los proyectos de TI.

Más simulacros para comprobar la seguridad

En los últimos tiempos ha quedado demostrado que la mayoría de empresas no puede confiar plenamente en la inviolabilidad de sus sistemas de seguridad cibernética, y están comprendiendo que es vital llevar un control más exhaustivo sobre su capacidad para proteger los datos. Según Commvault, este año los directivos exigirán a los equipos de TI que lleven a cabo simulacros de alarma con periodicidad para comprobar la solidez, la resistencia y la rapidez de sus procesos y soluciones de ciberseguridad y protección ante desastres.

Esto requerirá más inversión y tiempo, pero proporciona a las empresas garantías de que están adecuadamente protegidas contra las ciberamenazas, e identificar las vulnerabilidades que deben ser eliminadas. Además, estos simulacros muestran si la organización tiene suficiente capacidad de respuesta en caso de sufrir un ciberataque, y si los sistemas de recuperación ante desastres funcionan adecuadamente.

Más datos y más servicios hiperescala

La digitalización viene acompañada de un crecimiento imparable de datos, que los expertos cifran en torno a un 23% interanual. Para poder almacenar esta información las empresas están adoptando diferentes tecnologías, como servicios en la nube y soluciones as-a-service para gestionar grandes volúmenes de datos. Y muchas organizaciones recurren a proveedores hiperescala para contar con la suficiente capacidad de almacenamiento y una gestión de datos más unificada.

Desde Commvault aseguran que a medida que avance 2022 para las empresas será más importante saber dónde están sus datos, cómo se utilizan, si están lo suficientemente protegidos y cómo recuperarlos lo antes posible. Dado que cada proveedor de la nube ofrece sus propios servicios, y no siempre son compatibles, las empresas necesitan saber que cada carga de trabajo se almacena en la nube correcta, y cuenta con la protección necesaria. Esto ofrecerá tranquilidad, pero también permitirá a las empresas obtener más valor de sus datos.

Protección de aplicaciones SaaS y de los datos en la nube

El creciente uso de aplicaciones SaaS y en la nube va más allá de las capacidades de seguridad de las soluciones de protección de datos tradicionales, pensadas para hacer backups locales. Por ello, las empresas que están trasladando sus datos a la nube, especialmente los más críticos, se enfocarán en adoptar soluciones que para proteger mejor los datos en este ámbito y contar con capacidad para restaurarlos rápidamente después de un ciberataque.

Aumentan los ataques dirigidos

Los intentos de violación de datos contra entidades financieras y sanitarias son cada vez más sofisticados, calculados y enfocados, y en 2022 esta tendencia continuará. Pero no solo eso, sino que los delincuentes dirigirán sus esfuerzos contra la mayoría de industrias, especialmente los realizados mediante ransomware. Esto llevará a las empresas a buscar mejores formas de proteger sus entornos informáticos contra este tipo de amenazas emergentes.

Inteligencia artificial y aprendizaje automático

La lucha contra las nuevas amenazas cibernéticas se está complicado cada vez más, y los expertos en ciberseguridad están apostando cada vez más por integrar inteligencia artificial y aprendizaje automático en sus soluciones para simplificar la tarea para los responsables de seguridad. Los expertos pronostican que en los próximos 12 a 24 meses se verán importantes mejoras en la aplicación de la IA y ML en las soluciones de seguridad, y que se avanzará hacia una inteligencia más aumentada. La adopción de estas innovaciones progresará rápidamente, ya que proporciona a las organizaciones una visión más profunda de sus datos a una mayor velocidad, proporcionando ventajas competitivas y una mayor protección contra las amenazas modernas.